Nota de prensa

El grupo municipal Elkarrekin Donostia (coalición compuesta por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo-Berdeak), ha defendido en el consistorio donostiarra la urgencia de crear una Comisión para el estudio y posterior aplicación de medidas concretas, acordadas con el tejido social, a fin de paliar los graves efectos económicos y sociales derivados de la pandemia.

Aitzole Araneta, portavoz de la coalición, señala que la pandemia del Covid 19 no sólo está teniendo devastadoras consecuencias de tipo sanitario en la población, de pérdida de familiares, e incluso de pérdida de salud física y mental. A raíz sobre todo de la situación y de la necesidad de confinamiento, muchas actividades económicas se han paralizado, perjudicando laboral y económicamente a gran parte de la población. Este hecho sin duda deja también en situación de riesgo a muchas personas, las cuales deben seguir pagando sus correspondientes hipotecas, alquileres, facturas, etc. “Por todo ello, desde Elkarrekin Donostia hemos llevado al ayuntamiento la propuesta de la creación de una Comisión no Permanente para el estudio de medidas y su posterior aplicación para paliar los efectos derivados de la pandemia producida por el COVID 19”  resume Araneta.

La concejala de la coalición de izquierdas Haizea Garay, manifiesta que la necesidad de protección a las familias y personas, laboral y económicamente, unida a la necesidad de conocer en amplitud el impacto que las medidas para hacer frente a esta enfermedad están teniendo en los distintos sectores económicos de la ciudad (pequeño comercio, hostelería, etc.), hace más que necesario crear este espacio de estudio de medidas y acciones concretas a desarrollar. “Un espacio de diálogo y trabajo que implique también a sindicatos y agentes económicos y sociales de la ciudad, con el único objetivo de que no se produzcan problemas graves que generen mayores desequilibrios sociales u económicos”, explica Garay.

La edil Marta Huarte subraya que esta comisión debe funcionar de forma fluida y con reuniones periódicas en las que se comparta información y se debatan los planteamientos que resulten más adecuados para el conjunto de la ciudadanía. “Que sea una herramienta para trabajar de forma conjunta y que perdure, al menos, hasta que se hayan paliado los efectos más graves producidos por el impacto del COVID 19. Nuestro grupo tiene la firme convicción de que la salida de esta crisis vendrá de la mano de una sociedad solidaria y colaborativa”, concluye Huarte.