Nota de prensa

NATURKON (la entidad que reúne a 15 asociaciones sociales y naturalistas de Gipuzkoa, a solicitud de Parkea Bizirik “kukulunbera”, que ya forma parte de ella) y la Asociación Uliako Lore Baratzak, EXPONEN:Que hasta hace aproximadamente 5 años el muro del cerro de San Bartolomé ha albergado la colonia más grande de vencejo común (Apus apus) de la ciudad y una de las más importantes de Gipuzkoa (Foto 1).

Que, aunque no hay censos conocidos, el número de ejemplares que utilizaba las grietas y mechinales del muro para nidificar podría rondar el centenar.

Que a Donostia los vencejos llegan para nidificar entre el 28 de abril y 1 de mayo, regresando a África tropical y meridional a mediados de agosto (Foto 2).

Que, por poner un ejemplo, un vencejo que haya llegado a Donostia desde las inmediaciones del lago Victoria en Kenia, ha recorrido la friolera de 5800 km de distancia, debiendo de recorrer otros tantos para su regreso.

Que la malla metálica colocada hace unos años en el muro para evitar la caída de piedras y accidentes a transeúntes, originó prácticamente la desaparición de esta colonia, patrimonio de todas y todos.

Que únicamente unas pocas parejas pudieron nidificar en las grietas de los contrafuertes, al no hallarse éstos cubiertos por la red (Foto 3).

Que ya con anterioridad, se perdió otra colonia en la ciudad, ésta más pequeña, al colocar otra red metálica también para evitar accidentes a las personas, concretamente en la pared natural del monte Urgull tras el edificio de la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa (Fotos 4 y 5).

Que, en nuestro entorno, la colocación de SATE y otros aislantes en las fachadas de los edificios, está conduciendo a una drástica disminución de las oquedades donde tradicionalmente han nidificado.Que los vencejos apenas pueden andar (viven, copulan y duermen en el aire), llegan a la entrada del nido a la velocidad de un rayo y carecen de la capacidad que tiene un gorrión de posarse en la red metálica y de ahí saltar a la entrada del nido.

Que en la actualidad (01.05.2020), una estructura de andamiaje, cubre prácticamente la totalidad del muro del cerro de San Bartolomé y que este andamiaje está cubierto a su vez por una red plastificada de seguridad que impide a los vencejos acceder al muro (Foto 6).

Que los vencejos son aves insectívoras y limpian el cielo de mosquitos y de plagas perjudiciales para la naturaleza, la agricultura y el ser humano (Foto 7).

Que investigaciones de rigor, indican que los vencejos son capaces de atrapar 800 mosquitos al día (www.fuminor.es/l-vencejo-el-ave-que-come-800-insectos-diario /). – Que según el artículo 54.5 de la Ley del Patrimonio Natural, el vencejo es un ave protegida, estando prohibida la destrucción de sus nidos. – Que su llegada repleta de sonidos potentes y txirriantes y sus vuelos y acrobacias en grupo a velocidades increíbles por las calles y barrios de pueblos y ciudades alegran a las personas y las sensibilizan sobre la importancia del medio ambiente (Foto 8).

Por todo ello, las entidades firmantes, SOLICITAN:Que se habilite en el paño superior del muro, bajo el futuro mirador de 80 metros de longitud, un centenar de cajas-nido para vencejos integradas dentro de la propia estructura del muro. – Que en las partes del muro que vayan a quedar sin red, así como en los propios contrafuertes, se mantengan también las oquedades o mechinales preexistentes, que son igualmente necesarios para garantizar la supervivencia de esta especie en nuestra ciudad.

Que las dimensiones aconsejables de las cajas-nido y oquedales serían 35 de profundidad x 16 de ancho x 17 cm de alto con una entrada oval (posición horizontal) de 7 x 4 cm.

Que el Ayuntamiento de Donostia y la Sociedad Promotora, bajo cuya responsabilidad recae la intervención sobre el Cerro y el Muro de San Bartolomé y, por lo tanto, son de alguna manera responsables finales de la protección del vencejo y de su lugar para reproducirse, recaben el asesoramiento técnico adecuado en temas naturalísticos para proyectar y ejecutar estas actuaciones y asegurar así la viabilidad de la propuesta y de la recuperación y permanencia de los vencejos, de forma que se eviten errores estratégicos que conducirían al fracaso de las nidificaciones.

Que, a tal fin, los que suscriben ofrecen su colaboración desinteresada tanto al Ayuntamiento como a la Promotora.

Asimismo, RECORDAMOS: Que teniendo en cuenta el carácter de elemento protegido tanto del Cerro como del Muro de San Bartolomé, se redacte una propuesta multidisciplinar por técnicos habilitados o se integre dicha propuesta en el proyecto ya existente, si lo hubiere, para dar el tratamiento formal necesario y adecuado a la intervención, atendiendo a los criterios de protección patrimonial actualmente vigentes.