Nota de prensa

El Covid19 se ha convertido en una epidemia global. También ha llegado a África y, claro, a Etiopía.

El gobierno etíope ha decretado a raíz de la pandemia cinco meses de emergencia en el que no es obligado el confinamiento, pero si se han prohibido ciertas actividades, como reuniones de más de un determinado número de personas; se han cerrado bares y cines y se ha promovido el teletrabajo, la distancia social, el lavado de manos, etc. De momento, los datos de contagios y muertes no son tan elevados como en nuestro contexto más cercano, pero hay zonas como la región Somalí, en la que trabaja Medicus Mundi Gipuzkoa desde hace unos años, que están viendo complicada la situación del Covid 19 con una importante sequía (es esta una zona prácticamente desértica), lo cual lleva a sus habitantes a consumir agua de fuentes no salubres, por lo que en la actualidad también sufren un importante brote de cólera.

Además, después de tener la anterior en febrero, hace unos días avisaban de que una nueva plaga de langosta había entrado en el país arrasando campos de cultivo, etc.

Para colmo de males, hace apenas unos días la OMS (Organización Mundial de la Salud) alertaba de un brote de fiebre amarilla; una enfermedad para la que existe vacuna, pero para la que en las zonas rurales como la región Somalí apenas existe inmunización.

Además de todo ello, el Programa Mundial de Alimentos ha previsto que el impacto económico del Covid19 durante 2020 expondrá a una hambruna severa a 265 millones de personas; casi el doble de las registradas en 2019, que se contabilizaron en 135 millones. Una parte de ellas estuvieron en Etiopía, por lo que se espera que el país vuelva a sufrirla de manera importante.

Acciones para mitigar la pandemia

Dada la crítica situación en la región Somalí, y para mitigar lo más posible las consecuencias del Covid-19 en ella, la socia local de Medicus Mundi Gipuzkoa, Pastoralist Concern, que trabaja con poblaciones nómadas dedicadas al pastoreo, ha trasmitido sus prioridades en esta situación, que va a basarse en la prevención y que se realizará a través de líderes comunitarios y religiosos, así como a través de asociaciones de mujeres y jóvenes. Estos agentes instruirán a la población en la prevención de las infecciones a través de la distribución de materiales en los que se expliquen las medidas que deben tomar para evitar contagios. Asimismo, Pastoralist Concern ha trasladado la necesidad de adquirir equipos de protección para estos agentes y para el personal sanitario (guantes, mascarillas y geles hidroalcohólicos), así como la necesidad de establecer instalaciones de lavado de manos (con jabón líquido incluido); todo ello imprescindible para hacer frente a la propagación de la enfermedad.

Además de estas actividades, Pastoralist Concern también documentará y notificará tanto casos de Covid-19 como buenas prácticas que observen en la región Somalí.