Nota de prensa

Hoy por la mañana, desde el número 8 de la calle Zubieta – inmueble bajo el cual se produjo el socavón -la parlamentaria vasca Nerea Kortajarena y la portavoz del Grupo municipal de Donostia Reyes Carrere han realizado declaraciones ante la prensa para valorar la gestión realizada en torno al socavón de las obras del metro. Han exigido que se asuman las responsabilidades políticas por los errores cometidos (el propio responsable de ETS, Antonio López, ha admitido dichos errores) ya que, entre otras cuestiones, se ha puesto en peligro la vida de muchas personas. Asimismo, han pedido explicaciones al Gobierno municipal por decir en un primer momento que el metro no tenía nada que ver. También han preguntado por los sobrecostes que va a generar el error cometido en plena crisis socio-económica y, en definitiva, ambas portavoces, acompañadas por la también concejala Garbiñe Alkiza, han exigido al PNV y al Gobierno Vasco “que asuman la responsabilidad de lo ocurrido”.

La portavoz de EH Bildu en Donostia, Reyes Carrere, ha comenzado su intervención manifestando su preocupación “por la seguridad de toda la zona”. En palabras de Carrere “se está comprobando una y otra vez que están improvisando: ahora hemos conocido que había un tipo de rocas en el subsuelo que no habían sido identificadas, mientras que antes del 5 de junio decían que todo era seguro”. Ante ello, ha declarado que la “postura de EH Bildu es que, por la seguridad de vecinos/as y trabajadores/as, hay que hacer un estudio exhaustivo de toda la zona y que no se puede seguir trabajando a escasos 30 metros del socavón como si no pasara nada”. “Ante todo, ahora toca priorizar la seguridad” ha recalcado Reyes Carrere.

Por otra parte, la portavoz de Donostia no ha querido dejar pasar las declaraciones de la concejala-delegada de Urbanismo, Nekane Arzallus, que nada más producirse el socavón dijo que el metro “no tenía nada que ver”. Carrere ha censurado la “poca credibilidad que le queda a este gobierno municipal” y ha querido dejar en evidencia que había “un claro prejuicio político para diferenciar lo sucedido de las obras del metro”. Y ha preguntado directamente “¿en qué informaciones se basó Nekane Arzallus para asegurar que no había relación? ¿Por qué no ha salido a explicarlo?”. Por ello, Reyes Carrere ha resaltado el oscurantismo que reina en todo lo referido a las obras del metro.

Por su parte, Nerea Kortajarena se ha centrado en exigir responsabilidades: “¿Quién asumirá la responsabilidad de los errores cometidos? Aquí ni la consejera Tapia, ni ningún cargo político de ETS, ni del Departamento de Transportes hace un análisis crítico de lo ocurrido y asume su responsabilidad. Por el contrario, lo que vemos es que se intenta quitar hierro al asunto y no asumir su responsabilidad”. Kortajarena ha denunciado que “aunque hay una cantidad ingente de dinero público en juego, y cuando estamos inmersas en una profunda crisis socio económica, cuando los ingresos públicos van a ser menores, la sociedad tiene derecho a saber de quién es la responsabilidad de lo ocurrido. Si en cualquier situación estos sobrecostes son graves, en esta situación lo son aún más”.

La sociedad sigue haciéndose muchas preguntas sobre lo ocurrido y EH Bildu hará todas esas preguntas, tanto en el Ayuntamiento de Donostia como en la Diputación Permanente del Parlamento Vasco:

• ¿Cuánto nos costará ese “error” en plena pandemia? Los sobrecostes se prevé que sean enormes: dos meses de paralización de las obras, nuevos estudios…

• ¿Por qué no se paralizó la obra cuando se sabía que había una vía de agua en el túnel desde hace muchos días, como todos y todas hemos podido ver en los vídeos difundidos en redes sociales?

• ¿Por qué hasta ahora no se han realizado estudios geotécnicos específicos sobre toda la zona afectada?

• ¿Por qué en un principio dijeron que el metro no tenía relación con lo ocurrido