Nota de prensa

De la misma manera que el dinero atrae al dinero, los vertidos atraen a los vertidos. Eso es lo que pasa en Belartza Goikoa, donde, en el relleno ilegal que se hizo con ocasión de la construcción de Mercadona y McDonald’s, están proliferando los depósitos clandestinos.

Aunque no son los únicos, los más llamativos son los que se reflejan en estas fotografías, en las que pueden verse escombros, restos de algún establecimiento de hostelería, carrocerías de coches y otro tipo de objetos.

A nada que la Guardia Municipal indague un poco, no creemos que le resulte muy difícil averiguar cuál es el origen al menos de alguno de estos vertidos.

Pedimos al Ayuntamiento que elimine estos residuos y tome medidas antes de que aquello se convierta en un vertedero clandestino en toda regla. Aunque, claro, el problema de fondo son las toneladas y toneladas de piedra que Enrique Ramos, entonces concejal de Urbanismo Sostenible, hoy de Ecología, permitió depositar ilegalmente, que siguen ahí, a pesar de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ordenó retirarlas.

Aprovechamos para recordar que tanto Eguzki como Haritzalde acordaron en octubre pasado no volver a participar en el Consejo Sectorial de Medio Ambiente hasta que Ramos enmiende los desaguisados que permitió hacer en Belartza Goikoa y Lourdes Txiki durante la pasada legislatura