Nota de prensa

Todos los años, el 23 de junio, coincidiendo con el inicio del solsticio de verano, se celebra en

Euskal Herria y, en general, en muchas partes de Europa, la fiesta de San Juan o la hoguera de San Juan. En Donostia, es una fiesta muy querida por la ciudadanía y se puede decir que es patrimonio de todos y de todas. En cualquier rincón de la ciudad, de forma organizada o improvisada, se encienden fuegos esa noche en ambiente de fiesta y se baila y salta alrededor del fuego.

Esta fiesta también tiene su parte institucional: la soka dantza de las autoridades. Sin embargo, desde tiempos del alcalde Jesús María Alkain, la soka dantza no volvió a celebrarse en Donostia hasta que treinta años después fue recuperada por el alcalde Juan Karlos Izagirre. Desde entonces, se ha celebrado año tras año en la Plaza de la Constitución o Plaza Nueva con la participación de la Corporación donostiarra, la Banda de Txistularis y el grupo de baile Goizaldi.

El Ayuntamiento de Donostia suele autorizar el encendido de las hogueras de San Juan en los barrios, estableciendo las oportunas condiciones de seguridad. Estas hogueras se organizan con el protagonismo y la participación de diversas asociaciones. Así, el año pasado se encendieron 18 hogueras en los barrios, cumpliendo las condiciones de seguridad establecidas. Sin embargo, este año, con motivo del Estado de Alarma decretado por Covid-19, el Gobierno Municipal de Donostia ha prohibido las hogueras de San Juan de los barrios, y en la Parte Vieja solo se hará la que el propio Ayuntamiento organiza.

En este sentido, desde EH Bildu queremos denunciar que el Gobierno Municipal ha actuado de forma unilateral y no se ha sentado a hablar con las personas que organizan las hogueras de los barrios para explorar las posibilidades de que este año, además de con las medidas habituales, se organicen las hogueras respetando las medidas sanitarias y de seguridad propias del Covid19.

Así, hay barrios que han recibido un no rotundo a la solicitud de organizar la hoguera, a pesar de haber elaborado y presentado con antelación suficiente un plan de seguridad completo (además, en la respuesta del Ayuntamiento ni se menciona el plan de seguridad del barrio). En concreto, se ha desestimado la autorización solicitada a la sociedad Herripe de Herrera para la organización de la hoguera de San Juan, basándose en la ordenanza municipal reguladora de las ocupaciones de espacios de dominio y uso público, con la excusa del artículo 2 y de que los miembros de la asociación vecinal no serán suficientes para garantizar la seguridad de las personas.

Al grupo municipal de EH Bildu en Donostia no le parece justo que se haya rechazado la petición de autorización sin analizar el contenido del plan de seguridad. El Gobierno municipal también ha respondido con la negativa a los colectivos organizadores de las hogueras en otros barrios, sin ofrecer ninguna fórmula para estudiar conjuntamente las alternativas.

Las comisiones de fiestas de los barrios han trabajado hasta el último momento para organizar las hogueras de San Juan y, en general, las fiestas de los barrios, además de las condiciones establecidas por el Ayuntamiento de forma habitual, velando por las medidas sanitarias y de seguridad impuestas para el Covid-19.

Las comisiones de fiestas son plenamente conscientes de que este año no se van a poder celebrar como habitualmente, pero tenían una pequeña esperanza de organizar algún tipo de festejo con las características especiales que requiere este año tan especial. Precisamente desde el primer momento de la crisis provocada por el Covid-19, el grupo municipal de EH Bildu en Donostia instó al Gobierno municipal a tomar medidas para prevenir la situación problemática que preveíamos en el ámbito festivo y cultural, y a ponerse en contacto con los colectivos de la ciudad. Con ese objetivo, el 24 de abril, EH Bildu registró una propuesta para la reactivación y el fortalecimiento de la vida cultural. Entre las medidas recogidas por el plan de acción, propusimos repensar las fiestas de los barrios:

“Esta dura situación que ha afectado a la salud de familiares y amigos/as y que nos ha obligado a aislarnos en nuestros hogares, hace más necesario que nunca reforzar las relaciones entre vecinos/as para mantener el buen humor y para seguir haciendo comunidad. La temporada estival suele ser la época de las fiestas de los barrios en nuestra ciudad, y aunque muchas de las iniciativas que estaban previstas no se podrán realizar como tal, hay que proponer e impulsar maneras de reformularlas. Hay que ayudar a las comisiones de fiesta en esta tarea si estuvieran dispuestas a hacerlo “.

Desde entonces, el Gobierno municipal de Donostia ha iniciado una vía de contacto con las comisiones de Herrera, Cármenes y fiestas de Zipotz (Gros), así como con Donostiako Piratak. El 15 de junio, EH Bildu preguntó al Gobierno municipal si tiene intención de reunirse con las comisiones de fiestas y tomar decisiones consensuadas. Las respuestas del concejal delegado de Cultura demostraron que el Gobierno municipal no está siendo para nada proactivo en esta cuestión; está respondiendo de forma reactiva a las demandas de estos colectivos; más que con soluciones, está respondiendo con trabas e impedimentos.

La fiesta de San Juan es de todos y todas y queremos celebrarla con todas y todas, respetando las medidas sanitarias pertinentes.