Nota de prensa

Anteayer, 7 de julio, finalizó el periodo de concesión del polideportivo Zuahizti, que durante los últimos 15 años ha sido gestionado por el G.D. Fortuna. A día de hoy, la incertidumbre sobre el futuro de este servicio público es total. Reyes Carrere y Ricardo Burutaran han ofrecido hoy una
rueda de prensa para denunciar la mala gestión y la falta de transparencia que está mostrando el equipo de gobierno de Eneko Goia. “Vistos los precedentes, vemos que cada día que pasa es más grande el riesgo de que la gestión del Polideportivo Zuhaizti pueda privatizarse” ha declarado Reyes
Carrere.

En primer lugar, los concejales de EH Bildu se han referido a quién es el responsable único de que haya llegado el 7 de julio de 2020 sin que se haya renovado el contrato de explotación del Polideportivo y la piscina. En ese sentido, el concejal de EH Bildu Ricardo Burutarán ha manifestado que “aquí no se puede hablar de ‘accidente técnico’ o cualquier otro eufemismo que suelen utilizar desde el Gobierno para no asumir sus responsabilidades. La fecha del 7 de julio de 2020 era conocida desde hace 15 años. Por lo tanto, el responsable de este desaguisado no es otro
que Eneko Goia”.

En palabras de Burataran, “lo que ya no sabemos es si hay intereses privados detrás de todo lo que está pasando. Porque si las informaciones que se están publicando estos días son ciertas, una empresa privada puede llegar a gestionar el Polideportivo sin que, primero, se haya tomado una
decisión política e institucional de cambiar el modo de gestión de los polideportivos y de privatizar la gestión del servicio y, en segundo lugar, sin que la empresa tenga que pasar por ningún concurso público”.

Y es que esta privatización sería ya la segunda en unos pocos meses, tras la adjudicación a una empresa privada (con los votos en contra de EH Bildu) de la gestión del polideportivo de Riberas de Loiola, cuya apertura aún está pendiente. Y es que, en palabras de Reyes Carrere “la gestión de los
servicios públicos deportivos es una de las ‘joyas de la corona’ de esta ciudad, con más de 40.000 personas usuarias de la Kirol Txartela. Si Zuhaizti es deficitario como dice Fortuna, ¿cómo se va a entrar a gestionar una empresa privada un servicio que no da dinero? La respuesta es clara:
recortando en calidad del servicio y en condiciones laborales para poder sacar un rendimiento económico”. En el mismo sentido, EH Bildu ha alertado del peligro real de que se privatice el próximo polideportivo que se va a abrir en la ciudad: el Polideportivo de Altza.

Por su parte, Buratarán ha denunciado que “PNV y PSE están finiquitando de manera unilateral el modelo imperante hasta ahora en Donostia para gestionar los polideportivos, y lo están haciendo de una manera que no puede ser considerada de otra forma que de tenebrosa”.

En opinión de EH Bildu los servicios deportivos municipales prioritariamente deben ser gestionados por el propio ayuntamiento o como excepción, como ocurre en este caso, por organizaciones sin ánimo de lucro. “Ese es nuestro modelo y ya avisamos de que para el futuro de Zuhaizti no vamos a aceptar ninguna solución que vaya en la dirección de privatizar el servicio” ha asegurado Carrere.

Por todo ello, EH Bildu exige al Gobierno municipal transparencia. “Queremos que el contrato de explotación del polideportivo y la piscina sea cristalino y que pase los filtros que todos los contratos públicos deben pasar. Esa es la única manera de garantizar que no se va a beneficiar unos intereses privados concretos por encima de los intereses colectivos de toda la ciudadanía donostiarra” ha defendido Reyes Carrere.
“Para EH Bildu, que una empresa privada pueda comenzar a gestionar este polideportivo sería una. muy mala noticia para la ciudad. Que una empresa con un -legítimo – ánimo de lucro sea la que gestione el servicio solo puede traer consecuencias negativas tanto para los y las trabajadoras como
para los usuarios y las usuarias del servicio. Porque, como hemos visto con otros servicios públicos durante la alcaldía de Eneko Goia, cuando el beneficio económico entra por la puerta, la calidad del servicio público y las condiciones laborales dignas salen por la ventana” ha concluido Reyes Carrere.