Nota de prensa

El pasado 6 de julio remitimos al Ayuntamiento de Donostia y al Gobierno Vasco un escrito preguntando por las medidas que tenían pensado aplicar en las Comunidades de Vecinos, en donde usuarios de pisos turísticos, pensiones y hostales compartían elementos comunes con el resto del vecindario, con el fin de minimizar los riesgos de contagio por el Covid-19.

A finales de agosto de 2020, casi dos meses después, con un rebrote importante del virus en nuestras calles, barrios y pueblos, el resultado de nuestras gestiones ha sido inquietante: ninguna autoridad ha analizado, ni ha previsto aplicar las medidas demandadas por nuestra asociación.

Solicitamos también la intervención de EUDEL y del ARARTEKO, pero nos hemos encontrado envueltos en la tela de araña de la legalidad administrativa y de las competencias interinstitucionales.

  • El Ayuntamiento de Donostia responde que no tiene competencias para ordenar medidas en las Comunidades de Vecinos, que es un ámbito privado al amparo de la Ley de Propiedad Horizontal.
  • El Gobierno Vasco, nos hace referencia a recomendaciones dirigidas a ese tipo de establecimientos a nivel interno, afectando a solamente a sus usuarios.
  • EUDEL dice que el tema es muy importante pero que no tiene competencias en esa materia, y que corresponde al Gobierno vasco.
  • El ARARTEKO nos remite a la Ley de Procedimiento Administrativo, recordándonos que las administraciones tienen un plazo de tres meses para resolver las solicitudes formuladas. Y nos sugiere que dirijamos la solicitud al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Estado español.
  • El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Estado español nos responde que esta materia es competencia del Gobierno Vasco.

Es sumamente grave la indefensión en la que se encuentra la mayoría de la población. El grado de exposición al virus va en aumento, los datos así lo atestiguan. Y si hay una evidencia clara, muy clara, es que todas las medidas y protocolos adoptados están exclusivamente dirigidos a proteger a los usuarios de los alojamientos turísticos.

Y nos preguntamos: ¿el Gobierno Vasco cómo piensa rastrear los brotes de contagios a personas que a los pocos días de estancia vuelven a sus países de origen? ¿Cómo va a garantizar la seguridad y la salud de miles y miles de personas que conviven en sus comunidades con alojamientos turísticos de todo tipo?

EUDEL no tendrá competencias, pero el problema afecta a toda la CAV. El Ayuntamiento de Donostia no tiene competencias en esta materia, pero su alcalde está en EUDEL y es del mismo partido de quien lo preside y, con toda seguridad, del partido que gobernará la CAV.

Ya está bien de pasarse la pelota. Gobierno Vasco, ¡solicitamos medidas ya!