Nota de prensa

EH Bildu ha pasado un cuestionario a los centros educativos para conocer de primera mano sus demandas y los primeros resultados son demoledores para el Gobierno municipal.

La pandemia ha golpeado de lleno el sistema educativo desde el primer día. Han sido muchos los problemas que ha tenido que padecer la comunidad educativa en su conjunto (profesorado, alumnado, padres/madres, personal de servicios, limpieza, educadores/as…) durante el confinamiento y la desescaldada. Pero a pesar de que el comienzo del curso escolar era algo totalmente predecible, el hecho es que ha cogido a las diferentes administraciones públicas con los deberes sin hacer. Aunque Educación es una competencia del Gobierno Vasco, hay que recordar que los ayuntamientos tienen muchas competencias en la materia. En concreto, el Gobierno de Eneko Goia es el responsable de acondicionar los centros educativos y de su mantenimiento, además de otras cuestiones
más pedagógicas.

Pues bien, cuando han pasado seis meses desde que se cerraron las aulas, en vísperas del estado de alarma, y pasados ya unos días desde el inicio del curso escolar, la realidad es que el Gobierno de Eneko Goia no ha hecho prácticamente nada para apoyar a los centros escolares donostiarras y a las comunidades educativas. Es como si los colegios de Donosita hubieran desaparecido a ojos del alcalde y de la concejala delegada de Educación. No es solo el hecho de que no hayan activado ningún programa especial para paliar las consecuencias de la pandemia en este ámbito, es que no se han molestado ni siquiera en hablar con los centros. Dicen que la realidad supera la ficción, pues la cruda realidad es que la gestión del Gobierno municipal en todo lo que se refiere a la educación roza la
negligencia.

Ya en la época de confinamiento, ante la pasividad del gobierno, y siempre con voluntad de aportar en positivo, EH Bildu se puso en contacto con diferentes centros educativos para conocer sus necesidades, sobre todo en el tema de la brecha digital. Los datos recabados por este grupo municipal, que fueron expuestos en el pleno de junio, eran dramáticos:
Centenares de alumnos y alumnas donostiarras carecían de ordenadores y/o acceso a internet. Y lo que es peor, los centros escolares nos transmitían que el ayuntamiento no atendía sus demandas y que estaban intentando suplir las carencias de material desde su propio bolsillo.

Una, en su ingenuidad, pudiera pensar que durante todos estos meses el ayuntamiento se había puesto las pilas y había realizado un arduo trabajo codo con codo con los centros escolares para preparar el nuevo curso escolar. Nada más lejos de la realidad. El Gobierno de Eneko Goia ha dedicado a la educación el tiempo que se tarda en hacer un listado de
polideportivos y casas de cultura y darle a “enviar” para responder a la demanda de espacios públicos municipales realizada por la asociación de Eudel en vísperas del inicio escolar.

EH Bildu, siguiendo con su vocación de aportar en positivo a la gestión de los asuntos relacionados con la educación, está compartiendo un cuestionario con los diferentes centros educativos de Donostia. En dicho cuestionario preguntamos por diferentes cuestiones de competencia municipal:
• Si han ofrecido a los centros escolares espacios municipales para recolocar al alumnado
• Si hay el ayuntamiento ha puesto en marcha algún protocolo para solicitar o gestionar dichos espacios
• Si el Gobierno municipal ha realizado alguna actuación en materia de movilidad para potenciar los itinerarios seguros o el uso de la bici.
• Si ha ofrecido recursos para atajar la brecha digital
• Si ha implementado medidas extrarodinarias de limpieza y desinfección.
Aunque aún no hemos recibido todas las respuestas, ya podemos decir que la inmensa mayoría son negativas, en todas los centros de todos los barrios.

Y, repetimos, lo que es peor: los centros denuncian que a comunicación con el ayuntamiento es prácticamente inexistente.

EH Bildu considera totalmente prioritario una vuelta al colegio segura y consensuada con la comunidad educativa. Lo que, a nivel municipal, se traduce en una intervención directa y decidida en los ámbitos antes mencionados: Poner a disposición de los centros espacios
municipales, abiertos y cerrados, tomar medidas para una movilidad segura, potenciar la limpieza, ofrecer recursos para combatir la brecha digital, etc. Pero sobre todo pedimos que el Gobierno municipal empiece a cooperar con los centros y las comunidades educativas y
que atienda sus demandas.

Con ese fin, EH Bildu va a presentar una moción en el pleno de septiembre. Esperamos que los grupos que sustentan al Gobierno rectifiquen y se pongan a remar junto con el resto de agentes implicados.