Artículo de opinión

Tanto la ciudadanía como los diferentes agentes políticos han coincidido que la zona de Sagües necesita un remate, un final. De hecho, según se van acercando las diferentes campañas electorales se han ido oyendo y realizando diferentes propuestas.

Una de ellas fue la pasarela que Odón Elorza calificó nada más y nada menos de “ecológica”, negociando con Madrid para que fuera aprobada en el Consejo de Ministros en 2008, y existiera una partida presupuestaria en Madrid para acometer las obras. Esto hizo saltar a todos los Grupos Políticos Municipales de la oposición y se presentaron diferentes propuestas, muchas de ellas son muy fáciles de acceder gracias a la hemeroteca. También existió una fuerte campaña publicitaria, mientras asociaciones y una parte de la ciudadanía criticaban el proyecto.

En 2011, llegó Bildu a la alcaldía de Donostia, y puso otras prioridades encima de la mesa, la crisis económica sacudía gravemente a la ciudad, y existían barrios de la ciudad que se inundaban por las lluvias, eso hizo que se negociaran diferentes y muy cuantiosas partidas económicas para llevar diferentes proyectos adelante, como el de la Vega del Urumea.

En cuanto a Sagües, aquel Gobierno de Bildu, se reunió con los vecinos y vecinas, en diferentes ocasiones, siendo muchas de aquellas reuniones (a las que a alguna asistí) en la casa de cultura de Okendo, se trasladó la Paloma de la Paz a su entorno natural, y se aprobó un proyecto para Sagües, con una oposición de aquel frente del no, compuesto por PSE-EE, PP y PNV.

En el año 2015 el PNV en gobierno con PSE-EE llega a la alcaldía de la ciudad, en octubre de ese mismo año, vamos una de sus primeras decisiones fue parar aquel proyecto, teniendo que pagar además una indemnización, y durante los 5 años posteriores hemos oído diferentes mensajes, como la recuperación del proyecto de pasarela, o un concurso internacional que nunca ha llegado, e incluso en 2018 el propio alcalde de Donostia, Eneko Goia, lo puso como un reto para ese año.

La verdad es que en estos 5 años no se ha hecho nada, y con la pandemia parece que el próximo año tampoco existirán novedades, ni existirá un proyecto encima de la mesa.

No es fácil de entender cómo se paró en 2015 un proyecto en marcha, y se haga esperar una vez más a los vecinos y vecinas, que por un lado esperan que Sagües pueda ser finalizado sí, pero también necesitan otras mejoras, lo que no sabemos es a este paso cuando llegarán o si llegarán.

Sinceramente no creo que sea difícil ponerse de acuerdo en esta cuestión y la ciudad lo agradecerían.

Jabier Estebanez “Gorri” coordinador Eusko Alkartasuna Donostia