Nota de prensa

Tras la intervención del Infierno y en tiempos de pandemia,
la coalición progresista considera urgente que se tomen
medidas para garantizar condiciones dignas para los más
vulnerables.

Elkarrekin Donostia ha registrado una moción de control relativa al
aumento de personas en situación de sinhogarismo en la ciudad a
raíz del desalojo producido en el Infierno. Con esta iniciativa la
coalición compuesta por Podemos Euskadi, Ezker Anitza-IU y Equo
Berdeak tiene como objetivo instar al Gobierno municipal a tomar
medidas para evitar que las personas acaben en la calle.

Así, en el Pleno de esta semana, Aitzole Araneta, portavoz de
Elkarrekin Donostia, pedirá al Ayuntamiento coordinarse con el resto
de instituciones y buscar soluciones para atajar posibles problemas
de higiene habilitando duchas y baños, facilitar el empadronamiento
social y proveer de alimento a las personas sin hogar.

El covid también ha dejado al descubierto el déficit estructural que
supone el sinhogarismo en nuestra ciudad y, si ya era necesario
tomar esta serie de medidas, la situación ha empeorado con la
incertidumbre de no saber qué alternativas se presentan para el
elevado número de personas que estaban en el Infierno. El Gobierno
municipal, sin embargo, no ha presentado ningún plan.

Elkarrekin Donostia recuerda que a principios de verano se anunció
que se iban a ampliar las plazas para las personas que se encuentran
en esta situación, con 78 nuevas plazas. Sin embargo, desde la Red
Ciudadana de Acogida denuncian que en el albergue municipal solo
hay 20 plazas abiertas y que pudiendo haber más éstas no se abren
(en el desalojo de la zona del Infierno se expulsaron a cerca de 80
personas).

Por último, la coalición progresista señala que a todos estos
problemas habría que añadir el de la constante criminalización de las personas migrantes y sin hogar, y advierte que ya el 13 de septiembre
diversos colectivos se manifestaron pidiendo una solución de fondo
para las personas que viven en las calles de Donostia.