Nota de prensa

Los escombros depositados ilegalmente en el camino de Barkaiztegi, a la entrada del antiguo Instituto de Formación Profesional, fueron recogidos ayer y suponemos que hoy mismo serán por fin retirados definitivamente.

Por fin, decimos, porque, aunque bien está lo que bien acaba, no es normal que el Ayuntamiento tarde tantísimo en actuar ante una denuncia como esta, sobre todo después de constatar que entre los escombros había uralita, en definitiva, amianto, que es un residuo catalogado como peligroso, por sus efectos nocivos tanto en la salud de las personas como en el medio ambiente. De hecho, para su recogida, transporte y depósito controlado hay que seguir un protocolo especial.

Recordemos que Eguzki alertó al Ayuntamiento de este depósito ilegal en febrero, pero, según hemos sabido con posterioridad, un vecino ya lo había hecho anteriormente. Eguzki denunció públicamente la situación en agosto, en vista de que, pasados seis meses, el Ayuntamiento no había hecho nada. Después, tanto Elkarrekin Donostia como EH Bildu se han interesado por este asunto, que la semana pasada llegó a abordarse incluso en el Pleno municipal.

No nos parece normal tener que andar así con un problema que debería abordarse, como quien dice, “de oficio”.

Lo que por supuesto tampoco es normal es que, a estas alturas, haya quien se deshaga de los residuos, además de residuos catalogados expresamente como peligrosos, dejándolos en cualquier lugar, como en este caso. Al respecto, cabe recordar que la Ley de Residuos establece para el abandono, vertido o eliminación incontrolados de residuos peligrosos sanciones desde 9.001 a 300.000 euros, en el caso de las infracciones consideradas graves, y de 300.001 hasta 1.750.000, en el caso de las muy graves. Es más, dependiendo de las circunstancias, puede ser delito y, por tanto, estar penado incluso con cárcel.

EGUZKI, septiembre de 2020

P.D. Adjuntamos cuatro fotos:

1. Sacada ayer por la tarde. Los residuos, recogidos en sacos.

2. Sacada ayer por la tarde. Aún quedan algunos restos de residuos que, suponemos, terminarán de limpiar hoy mismo.

3. La foto tiene unos días, es anterior a la recogida de los residuos. Pueden apreciarse a simple vista trozos de uralita entre los escombros.

4. También esta foto es anterior a la recogida. La uralita que se podía apreciar a simple vista entre los escombros no era más que una parte de la existente. Había más dentro de sacos como este.