Nota de prensa

El Ayuntamiento pretende cobrarnos por haber realizado el reparto gratuito de semillas. Pero es que, aunque parezca increíble, le ha pretendido cobrar a Eguzki por su homenaje anual a Gladys del Estal. Lo de menos es la cantidad. Es completamente injustificado e injustificable y lo denunciamos públicamente.

El Ayuntamiento nos ha pretendido cobrar por ocupar la vía pública con el reparto gratuito de semillas de árboles autóctonos, actividad que veníamos realizando anualmente desde hacía más de 20 años atrás. Después de realizarla sin problema alguno en diferente pueblos como Tolosa, Lasarte Errenteria o Irún, pero siempre también en Donostia, de repente nos tratan de imponer una tasa. Nos pareció increíble y pensamos que sería fruto
de un error. Nos pusimos en contacto con diferentes técnicos, que avergonzados, nos confirmaron el cobro. Decidimos no pagarla porque nos pareció el colmo que cobren a una entidad sin ánimo de lucro, de voluntarios, que realiza una labor social de sensibilización medioambiental que debería realizar el propio Ayuntamiento. Ahora nos llega el aviso
que avisa del embargo futuro de las cuentas si no se satisface dicha deuda. 18,12€.

Nos duele, más si cabe cuando el Ayuntamiento debería ser una administración pública que vela por el cumplimiento de las leyes y normativas, pero que las cumple dando ejemplo. Sin embargo, tal y como hemos visto en Belartza con la sentencia del TSJPV 219/2019 de 10 de junio de 2019, eso no ocurre. En el proceso, el Ayuntamiento de Donostia fue condenado a pagar las costas a Haritzalde: 1000€. Casi 16 meses después el
Ayuntamiento no los ha abonado. ¿Deberíamos embargarle las cuentas nosotros? Hemos solicitado al Juzgado el cumplimiento de la sentencia en su totalidad y esos 1000 € los cobraremos.

El Ayuntamiento se ríe de nosotros. NO tiene vergüenza. Por ello, y porque es el responsable de los desaguisados de Lourdes Txiki y Belartza, Eguzki y Haritzalde decidieron dejar de acudir a las reuniones del Consejo Asesor de Medio Ambiente hasta que ambos conflictos estuviesen encarrilados. Pero si lo anterior no fuera suficiente, nombraron concejal de medio ambiente al responsable de los dos citados conflictos, Enrique Ramos, anterior concejal de urbanismo. Nosotros pedimos su dimisión o su cese y lo nombran delegado de medio ambiente.

Por todo ello, este año Haritzalde decidió, por primera vez, no solicitar subvención alguna al Ayuntamiento y seguiremos sin acudir a las reuniones del Consejo Sectorial de Medio Ambiente hasta que se cumpla la sentencia de Belartza y se restaure Lourdes Txiki. No estamos dispuestos a ser encima escaparate, ni campaña de blanqueo o de márketing, del Ayuntamiento.

Lo que nos ha ocurrido con la tasa nos parece grave, pero lo que le ocurrió a Eguzki tiene delito. Que el Ayuntamiento les pretendiese cobrar por realizar el homenaje anual a Gladys del Estal en el parque de Gladys Enea no tiene nombre. Que se quiera cobrar por realizar un homenaje a una víctima de la violencia nos parece un escándalo. Gladys es toda un referente para el ecologismo vasco y los movimientos sociales, y se le recuerda anualmente mediante un homenaje sencillo. ¿A alguno no se le cae la cara de vergüenza?

Este año, después de 22 años, Haritzalde no realizará el reparto de semillas, pero tampoco abonará de manera voluntaria la citada tasa. El Ayuntamiento verá lo que hace, pero sería mejor que corrigiera su rumbo y empezara por ejemplo por cumplir la sentencia de Belartza.