Comunicado

El Ayuntamiento se dispone a aprobar el planeamiento urbanístico del centro comercial que se implantará en la esquina de la calle Easo con la cuesta de Aldapeta. Esta superficie terciaria tendrá únicamente tres grandes establecimientos, uno de ellos un supermercado, y además contará con cuatro plantas de parking, (200 plazas en rotación) y (71 plazas para residentes).

(Información sacada del DV 6/10/2020)

La creación de aparcamientos de rotación no sólo tiene consecuencias directas sobre la movilidad de la ciudad, sino que también repercute en la calidad de vida de los barrios afectados, en este caso una repercusión negativa en todo el tráfico del centro de la ciudad y un incremento de la contaminación atmosférica y acústica.

La memoria justificativa del Plan General de Ordenación Urbana ( pág. 142), propone contribuir a la reducción de los impactos ambientales asociados al transporte urbano motorizado (emisión de CO2 y de gases contaminantes; ruido; consumo energético; etc.), determinando las medidas necesarias para paliar las afecciones perjudiciales derivadas del mismo.

Respecto a las fuentes principales de emisiones de contaminantes a la atmósfera en Donostia – San Sebastián, diversos estudios llevados a cabo hasta la fecha, coinciden en considerar el tráfico rodado como principal generador de contaminación atmosférica en nuestra ciudad, localizándose problemas puntuales de contaminación en lugares y horarios concretos relacionados siempre con el mismo.

Los aparcamientos de rotación hacen atractivo el acceso en automóvil al barrio en el que se sitúan. No es por ello de extrañar que la mayoría de las capitales europeas no construyan desde hace años más aparcamientos de visitantes en el centro urbano, pues incrementan el tráfico en contradicción con las demás medidas que tratan de evitarlo.

Este punto de vista, consustancial a cualquier política de movilidad sostenible, está explícitamente recogido en el Plan General de Ordenación Urbana vigente en 1989, el cuál afirma que el aparcamiento será la herramienta clave para fomentar el trasvase desde el transporte motorizado privado al transporte público. “Toda plaza de aparcamiento de más sobre las actuales incrementa el atractivo de la zona para el automovilista, generando nuevos e innecesarios viajes. El análisis de toda la actuación en las calles del centro debe partir de esa premisa. En ese sentido, los aparcamientos subterráneos de rotación de utilización general son contradictorios con la política expuesta y, por tanto, deben ser descartados[1]. Desde 1989, ¿cuántas plazas de más se han habilitado?

La atracción de tráfico del aparcamiento de esta nueva área comercial refuerza nuestra idea y la del Plan General de que no se deberían construir más plazas de aparcamiento de rotación en barrios bien dotados de transporte público situados en el centro de la ciudad.

El Ayuntamiento está reiteradamente planteando la necesidad de frenar el acceso motorizado privado al centro de la ciudad con el objetivo de convertirla a medio plazo en Zona de Bajas Emisiones.

El Plan de Acción Klima 2050 tiene entre sus objetivos la reducción del 20% de los recorridos realizados en medios motorizados privados en 2030 respecto a la cifra actual; la creación de un nuevo aparcamiento de rotación en el centro no va ayudar a conseguir estos objetivos.   

No hay que olvidar que dicho centro comercial, con la puesta en marcha de la pasante del Metro-Topo, va a disponer de una entrada directa desde la parada prevista en su proximidad.

Entre otros objetivos, la realización de la pasante del Metro-Topo tiene que servir para reducir el acceso del vehículo particular al centro ciudad.

Por otra parte, hay que considerar que en un radio de entre 50 y 250 mt existen ya otros aparcamientos de rotación, (Buen Pastor 384 plazas, Kontxa 655 plazas, San Martin 300 plazas y Easo 146 plazas), que dan servicio a esta área. 

Además, como señala el Pacto Cívico sobre Movilidad, hace falta estudiar los impactos generados por el nuevo aparcamiento y consultar previamente al Consejo Asesor de Movilidad: «En base a las previsiones incluidas en el Plan General de Ordenación Urbana, el incremento de la oferta de aparcamientos de rotación en la zona central de la ciudad deberá ir acompañada del estudio correspondiente de impactos y de la previa consulta al Consejo Asesor de Tráfico».

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) también establece la necesidad de realizar estudios que midan su impacto y su incidencia en la intensidad del tráfico en el área, previos a su implantación.

El mismo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) indica que el tamaño de estos aparcamientos exige un estudio de los accesos viarios, de manera que se minimice el impacto del tráfico de entrada y salida sobre el viario del centro; (aquí conviene recordar las congestiones de tráfico en la entrada del aparcamiento del Boulevard, entrada cuya existencia resulta un impedimento al ensanchamiento de las aceras del puente de la Zurriola para resolver los conflictos peatón-ciclistas que se producen en los extremos).

El  acceso previsto en el muro de San Bartolomé desde la calle Urdaneta, supone una interferencia considerable al flujo de la calle Easo, itinerario de entrada al centro, con uso importante por por Dbus y por los ciclistas que se desplazan desde Amara hacia el centro y hacia el Antiguo.   

Nada de esto se ha planteado con relación al Plan Especial para la creación del aparcamiento subterráneo del nuevo centro comercial.

Estas exigencias previas también se plantearon en su día antes de la puesta en marcha de los aparcamientos de rotación del mercado de San Martin y de la nueva estación de autobuses en el paseo García Lorca: los estudios pertinentes nunca llegaron a realizarse.  

La historia se repite una vez más, y observamos cómo el ayuntamiento vuelve a incumplir los compromisos recogidos en el Pacto Cívico sobre Movilidad. De nuevo nos preguntamos por qué dedicar tantas horas a llegar a acuerdos, para qué celebrar tantas reuniones, si a la hora de la verdad, el Ayuntamiento toma decisiones incumpliendo su palabra, burlándose así de la participación ciudadana que dice impulsar, e ignorando las funciones encomendadas al Consejo Asesor de Movilidad.

Este proyecto tiene que orientarse a la solución de los problemas de aparcamiento de los residentes y evitar el incremento de la oferta de aparcamiento de rotación. Para ello, a nuestro juicio, se debe rechazar la aprobación del Plan Especial tal como ha sido presentado en los medios de comunicación.


[1]  Oficina del Plan General, “El tráfico en el centro de Donostia – San Sebastián”. pág. 2. Ayuntamiento de Donostia – San Sebastián, 1989.