Nota de prensa

Tres millones en inversiones sociales se van a quedar sin utilizar, el 89% de lo previsto.


En el Consejo de Acción Social celebrado el pasado 25 de noviembre la concejala delegada del ramo, Aitziber San Román, durante su exposición de la liquidación del presupuesto de 2020, anunció que se iba a terminar el año sin gastar 3 millones de euros previsto (aproximadamente un 10% del total). El presupuesto del Departamento para el año 2020 ascendía a 33.832.856,81 euros, siendo la liquidación prevista a final de año de 30.861.886,26 euros.

Es decir, aunque las consecuencias socio-económicas derivadas de Covid 19 han supuesto un aumento del 33% de las solicitudes de ayudas sociales en Donostia, y a pesar de que el Ayuntamiento ha habilitado recursos extraordinarios para las personas que viven en situación de calle durante el periodo de confinamiento (marzo a mayo), se ha producido un ahorro de 3.000.000 € en el presupuesto total de Servicios Sociales. Las principales partidas que se van a quedar sin utilizar corresponden a las inversiones del Departamento, que apenas tienen previstas ejecutarse en un 11% de lo previsto.

Para EH Bildu, y nos consta que para muchas de las asociaciones que participan en el Consejo de Acción Social también, es inadmisible que en el año de la pandemia no se haya gastado todo lo que había en presupuestos sociales, e incluso más, porque las necesidades son evidentes.

El Gobierno de Eneko Goia está centrado en mantener el equilibrio presupuestario pero no en aumentar el presupuesto para hacer frente a una crisis de estas características. Sin embargo, el equilibrio presupuestario de hoy será el desequilibrio social de mañana, en una ciudad en el que los desequilibrios crecen a cada día que pasa.

Desde EH Bildu de Donostia hemos hecho propuestas concretas para hacer frente a las nuevas necesidades sociales derivadas de la crisis del Covid-19, pero se nos ha dicho que no porque no había presupuesto. Por ejemplo, propusimos flexibilizar los requisitos para acceder a las Ayudas de Emergencia Social, para que pudieran acceder a ellas más colectivos y se repartieran más. Y, por otro lado, también propusimos que se instaura una ayuda para las decenas de empleadas del hogar que se han quedado en la calle como
consecuencia de las medidas sanitarias del Covid-19, tal y como han hecho en Errenteria.

Sin embargo, se nos dijo que no, pero no ahora sabemos que no era por motivos presupuestarios sino ideológicos.

Y es que la pandemia ha puesto a todas las instituciones ante la necesidad de priorizar más que nunca sus inversiones. Y el Gobierno de Eneko Goia ha sacado a relucir su lado más neoliberal, blindando unos proyectos y descartando otros según criterios puramente ideológicos. E incluso cuando esta misma semana se anuncian que se desbloquean 14 millones que habían quedado retenidos por la pandemia, no se incluyan proyectos de carácter social.

En este sentido, EH Bildu ha registrado una serie de preguntas para que el Gobierno Municipal explique a la ciudadanía, en las comisiones municipales del próximo miércoles, por qué ha recortado los recursos destinados a hacer frente a las necesidades sociales derivadas de la pandemia. En una ciudad en la que los desequilibrios son cada vez más grandes, en la que se ha producido el mayor aumento del paro anual entre todas las capitales vascas, y en la que las diferencias de renta entre los barrios son cada vez mayores, había que multiplicar las inversiones en servicios sociales, pero, sin embargo, Eneko Goia las ha reducido, precisamente, cuando más se necesitaban.