Nota de prensa

Reclama mejoras en el sistema de abono y tarifas del servicio de bicicletas públicas estrenado este pasado viernes para que sea más accesible a la ciudadanía, y que llegue cuanto antes a todos los barrios de la ciudad.

Elkarrekin Podemos-IU de Donostia va a presentar una moción en el Pleno de este jueves para reclamar al Gobierno municipal que el nuevo servicio Dbizi sea más accesible a la ciudadanía, establezca descuentos en función de los viajes que se lleven a cabo y tenga en cuenta la realidad socioeconómica de la persona usuaria, permitiendo la gratuidad del abono para los y las ciudadanas en situación de vulnerabilidad.

Desde Elkarrekin Podemos-IU de Donostia se considera fundamental conseguir una movilidad sostenible, en la línea del contenido de la declaración de emergencia climática aprobada el pasado mes de marzo, y para ello es imprescindible incentivar el uso de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad. En este sentido, la concejala del grupo municipal Haizea Garay afirma que “creemos que hay un amplio margen de mejora en el servicio recién inaugurado”, y por este motivo reclama al Gobierno municipal cambios en el sistema de tarificación y en los abonos.

Por un lado, para que el precio resulte competitivo respecto a otros medios de transporte, premiando a quienes hacen un uso habitual del servicio; esto es, aplicando descuentos en función del uso, en consonancia con los descuentos que establecen las tarifas de la txartela MUGI en Dbus, donde las tarifas se aplican por tramos de viajes realizados. Y, por otro, para que no se grave en mayor medida a quienes tengan que recorrer amplias distancias, independientemente de la situación de las estaciones, por lo que se plantea valorar que se modifiquen las tarifas.

Asimismo, Garay considera que deben incorporarse nuevas modalidades de abono, más allá del abono de familias numerosas que se ha puesto en marcha. “Creemos que es una prioridad establecer abonos que, dal igual que en otros servicios públicos, como por ejemplo la Kirol Txartela, se ajusten a otras realidades, como las familias monoparentales, y a la propia situación socioeconómica de la persona usuaria, con un abono social que permita la gratuidad para las personas usuarias del servicio de Dbizi en situación de vulnerabilidad”. A este respecto, la concejal del grupo de izquierdas asegura que “no entendemos que Dbizi sea una excepción respecto a otros servicios municipales a la hora de aplicar diferentes bonificaciones y esperamos una rectificación por parte del gobierno municipal”.

Por otra parte, Garay denuncia que el nuevo sistema Dbizi recién puesto en marcha sigue sin llegar a todos los barrios de la ciudad, una situación que no se entiende en Elkarrekin Podemos-IU de Donostia. “Si nos hablan de emergencia climática y de un plan de acción que, en el ámbito de la movilidad, plantea la mejora de la red de bidegorris y del sistema de transporte público, no entendemos que, después de insistir tanto en la llegada a los barrios altos, todavía tengamos barrios enteros a los que no va a llegar el sistema Dbizi”, critica Garay. “Y lo que nos parece más preocupante aún es que no haya una previsión para la segunda fase como anunciaron”, remarca.

Así, Elkarrekin Podemos-IU de Donostia va a reclamar en el Pleno de este jueves que se proceda a realizar los cambios necesarios en el sistema actual de Dbizi con el objetivo de llegar a todos los barrios, garantizando así que todas las personas puedan acceder al sistema. “No tiene sentido que en una misma calle haya tres estaciones de Dbizi mientras barrios enteros con miles de donostiarras vean imposible utilizar este servicio”, denubncia Garay, que considera prioritario que se presente un cronograma con la segunda fase de instalación del servicio para ver el mapa completo de la red de estaciones.

Finalmente, Elkarrekin Podemos-IU de Donostia defiende que un adecuado despliegue del servicio Dbizi requerirá de la urgente inversión en mejorar y aumentar la red de bidegorris en la ciudad, recogiendo las diferentes demandas ciudadanas en este sentido, así como la necesidad de articular una movilidad sostenible que responda al reto de hacer frente a la emergencia climática.