Comunicado

Como todos sabemos, La Unión Europea va a proporcionar a los diferentes estados que la componen, una gran colección de fondos públicos a fin de afrontar los desafíos planteados por la pandemia  de la COVID 19. y al mismo, esos fondos deben servir   para  implantar políticas que fomenten un desarrollo sostenible tanto en términos económicos, como sociales y medioambientales.

El Fondo Europeo de Recuperación y Resiliencia está dotado de 750. 000 millones de Euros de los que a España le corresponden  140.000 millones, 72.700 en subvenciones y 67.300 en prestamos.

El Gobierno Español pidió a las diferentes Comunidades  Autónomas que  presentaran proyectos  en la línea de los grandes objetivos que está planteando la Unión Europea y que hagan referencia a los sectores que se plantean como prioritarios.

El Gobierno Vasco solicitó  a las tres diputaciones, y a los ayuntamientos  que hicieran sus propuestas en base a  proyectos necesarios para la Comunidad Autónoma  para que , a su vez, el Gobierno del Estado    las reenviara a Europa.

La portavoz de La  Diputación Foral de Gipuzkoa, explicó en rueda de prensa celebrada el 7 de octubre de 2020  que habían presentado al Gobierno Vasco  “31 proyectos del territorio  con un valor total de 1.020 millones de euros,   entre ellos, destacaba que “ en el tercer eje, el de la movilidad sostenible e inteligente, se recogían proyectos de mejora  en las infraestructuras y servicios críticos de nuestra red de carreteras y la ampliación de la red de bidegorris de Gipuzkoa”.

A pesar de  que la propuesta nos pareció  superficial y poco elaborada,  pensamos que sería un buen momento para  que  Europa  aportase los recursos económicos que la Diputación Foral  se niega a invertir en el  Plan Territorial Sectorial  de Vías Ciclistas de Gipuzkoa.

Consecuencia de esta actitud  es que este plan, ilusión de muchos ciclistas guipuzcoanos se está ejecutando muy deficientemente  por que la diputación foral no está dotándolo de los recursos económicos comprometidos.

En efecto, según el propio plan  aprobado por unanimidad  por las Juntas Generales en el año 2.013, debería finalizar  en ocho años con una inversión de  14 millones de euros  al año. Esto supondría que en ocho años,  los nueve itinerarios previstos unirían en bicicleta todos los pueblos y valles de Gipuzkoa. Nada de esto va a suceder  ya que en caso de mantenerse el crecimiento  interanual actual serían necesarios otros 14 años para construir los 102 km que restan para finalizar la

Red Básica  Foral.

Esperábamos que los fondos que  niega la Diputación para llevar este importante plan de vías ciclistas adelante,  los  pudiera  aportar  la Unión Europea , gracias a la sintonía con los objetivos  que persigue  el Fondo Europeo  de Recuperación y Resiliencia.

Dos meses más tarde, El Consejo de Gobierno Vasco  aprobó el  Programa Euskadi Next 21-26,  siendo inmediatamente  presentado al Gobierno del Estado. En  él se recogen las numerosas propuestas de programas que se presentan para ser subvencionados,  y que suponen  una inversión de 5.702 millones de euros. De este montante de dinero a la  Movilidad Sostenible se dedicaría 941 millones de euros.

Al leer la propuesta aprobada por el Gobierno Vasco, comprobamos  con sorpresa  que de la propuesta enviada por la Diputación referente a las vías ciclistas de Gipuzkoa no había quedado absolutamente nada. Una vez más constatamos que a nuestro pesar, que cuando elogian la bicicleta como medio de transporte sostenible, saludable barato que no se lo creen y que no es más que pura apariencia.

Para que quede más claro todavía, unos días más tarde  La Diputación sacó una nota de prensa donde se decía que  “ valora muy positivamente  la materialización del programa de inversiones presentado por el Gobierno Vasco”, sin hacer referencia alguna a lo solicitado sobre las vías forales. Toda una declaración del interés de nuestras  instituciones en promocionar la bicicleta.

Tampoco nos extraña la actitud del Gobierno Vasco sobre la bicicleta. Es difícil encontrar una administración pública que haya hecho menos en favor de la bicicleta que  nuestro  Gobierno Vasco.

 Ni ayudas a los ciclistas, ni subvenciones a organizaciones ciclistas, todavía estamos  esperando  la elaboración de la Estrategia Integral Vasca de la Bicicleta dirigida a definir las líneas de actuación para la potenciación de la Bicicleta y de las vías ciclistas en el país Vasco. Su elaboración está recogida en La proposición no de Ley,  aprobada el 20 de octubre de 2006 por el Parlamento Vasco siendo un compromiso adquirido por el Gobierno Vasco  en los programas Marco Ambiental de la CAPV 2002-2006 y 2011-2014 y en el Plan Director de Itinerarios Ciclistas   de la CAPV (2014).

El 2 de mayo de 2.020 los colectivos ciclistas del país Vasco, Kalapie, Biziz Bizi, Gasteizko  Bizikleteroak, Gurpil-Artea y Balazta  publicamos un comunicado dirigido al Gobierno Vasco,  titulado: “ Preocupación de las asociaciones de bicicleta urbana por la inactividad del Gobierno Vasco” donde se mostraba nuestro descontento por la falta de previsión e inacción ante el Covid 19, por cierto, todavía estamos esperando que alguien del G.V se ponga en contacto con nosotros. Ahora están dejando escapar una oportunidad de oro para financiar la ejecución de nuestra vías ciclistas forales.

A pesar de todo seguiremos fomentando la bicicleta como un medio de transporte barato sostenible y saludable, aun cuando nuestra confianza en las instituciones sea cada vez más escasa.