Nota de prensa

Arantza González censura que PNV y PSE se oponen a acabar con el actual modelo fiscal regresivo al negarse a tomar en consideración las proposiciones de modificación de las normas forales del IRPF, Patrimonio y Sociedades que este grupo ha presentado en los tres territorios para reducir la carga impositiva a las rentas bajas y favorecer a las personas más vulnerables.


Elkarrekin Podemos-IU de Gipuzkoa denuncia que la Diputación se niega a acometer una subida de la justicia fiscal y de la redistribución de la riqueza al negarse a tomar en consideración la reforma fiscal planteada por la coalición progresista para implantar un sistema basado en criterios de justicia retributiva que acabe con el actual modelo fiscal regresivo que privilegia a las rentas de capital sobre las rentas de trabajo.

Los partidos que sustentan el Gobierno foral, PNV y PSE, han rechazado hoy en el pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa la toma en consideración de las proposiciones de modificación de las normas forales del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, Impuesto de Patrimonio e Impuesto de Sociedades impulsadas por Elkarrekin Podemos-IU. Estas modificaciones se integran en una propuesta de reforma fiscal profunda y armonizada que la coalición de izquierdas ha presentado en los tres territorios y que constituye una importante reducción de la carga impositiva a las rentas más bajas y un incremento de los tipos para las más altas.

La juntera de Elkarrekin Podemos-IU Arantza González ha denunciado que los partidos que integran el Gobierno foral, con el apoyo del PP, rechazan abordar unas modificaciones que pretenden recuperar la progresividad fiscal y la distribución de la renta y la riqueza en un momento en el que es más necesario si cabe que las instituciones vascas desarrollen plenamente sus capacidades fiscales para hacer frente a los graves efectos de la pandemia, que ha dejado a miles de familias en situación de vulnerabilidad. Las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia, según ha aseverado, obligan a las administraciones públicas a aumentar su capacidad de gasto para liderar la recuperación y hacer frente a
otros retos pendientes.

En este sentido, González ha negado con contundencia que la propuesta plantee una subida de impuestos, sino que lo que busca es aumentar la justicia fiscal y la redistribución de la riqueza de cara a lograr una sociedad más justa, equitativa e igualitaria. Por ello, en su intervención, la juntera de Elkarrekin PodemosIU ha detallado el contenido y relevante impacto que supondría a efectos prácticos las reformas de los tres impuestos planteados.

A este respecto, González ha puesto de relieve que el propio Gobierno foral reconoce en su informe para la no toma en consideración de la reforma del IRPF que se propone un diseño más progresivo del impuesto y, sin embargo, rechaza abordar esta modificación con el argumento de que el Órgano de Coordinación Tributaria debe culminar el análisis de las reformas de los años 2014 y 2018 incluyendo las consecuencias económicas de la Covid-19 cuando la situación se haya estabilizado. Es la misma justificación que esgrime para no tomar en consideración las reformas en los impuestos de Patrimonio y Sociedades y, por tanto, oponerse a implantar un sistema fiscal más justo y progresivo que favorezca a las personas en situación de vulnerabilidad.

Impuestos sobre el juego

Igualmente, PNV y PSE se han opuesto a tomar en consideración las dos propuestas de norma foral relacionadas por el juego impulsadas por Elkarekin Podemos-IU. La coalición progresista planteaba la
modificación de la norma foral 1/2005 por la que se regula el tributo sobre el juego en Gipuzkoa y una propuesta de norma foral de impuesto sobre actividades del juego para armonizar al territorio con Álava y Bizkaia, que ya tienen ese impuesto entre sus normas fiscales desde 2014.

Estas dos propuestas se plantean en un contexto de lucha contra la lacra que el juego supone para muchos
sectores de nuestra sociedad, especialmente para los jóvenes, por lo se proponen una serie de subidas en
los tipos tributarios destinadas a desincentivar el mismo. “El objetivo de estas medidas no es recaudar más,
sino limitar los efectos dañinos que el juego tiene para la salud pública, la juventud y amplios segmentos
de la sociedad”, ha aseverado González. Sin embargo, según ha censurado, el Gobierno foral se ha negado
a su toma en consideración con el argumento de que es necesaria una reflexión sobre el peso específico que
se pretende para la imposición sobre el juego dentro del territorio.