Nota de prensa

En plena pandemia por la COVID-19 se ha recortado el servicio de pediatría del ambulatorio de Intxaurrondo pasando de dos pediatras a tener uno sólo. Desde Elkarrekin Donosta han registrado una moción ordinaria para debatr en el pleno del mes de febrero en la que reclaman al Gobierno Vasco mantener y, en su caso, reforzar la atención primaria en ambulatorios de la ciudad.

Haizea Garay, concejala del grupo municipal Elkarrekin Donosta (compuesto por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo-Berdeak), ha registrado una moción ordinaria para reclamar al Gobierno Vasco reforzar la atención primaria en los ambulatorios de la ciudad.

En concreto, desde la coalición de izquierdas denuncian que el ambulatorio de Intxaurrondo ha visto cómo en los últmos meses ha pasado de tener dos pediatras a uno solo. Garay considera que, “sobre todo en estos momentos el personal sanitario es más imprescindible que nunca” y por lo tanto debería reforzarse la atención primaria.

En este sentdo, Garay ha valorado que el personal sanitario “está aguantando una sobrecarga de trabajo a consecuencia de la gestón sanitaria de la pandemia”. Garay ha añadido que a esta situación excepcional de atención sanitaria “con una campaña de vacunación sin precedentes hay que sumar la atención del resto de enfermedades, las cuales, contnúan”. En consecuencia, “no parece lógico” ha señalado la edil de la coalición de izquierdas que, “para poder atender unas necesidades sanitarias de la población a día de hoy crecientes, se vaya a poder hacer con menos recursos humanos que los que había antes de la pandemia”.

Garay ha recordado que el sistema sanitario venía sufriendo serios recortes y los servicios de pediatría, en concreto, venían teniendo una sobrecarga muy importante de trabajo antes de esta situación crítca, con un rato de pacientes muy elevado por pediatra. “Este nuevo recorte no hace más que agudizar su situación”, señala la edil.

Sin embargo, recuerdan desde Elkarrekin Donosta, que al recorte en el servicio de pediatría en el ambulatorio de Intxaurrondo, se suma una reducción del personal en otros servicios del mismo ambulatorio. En este punto creen fundamental la implicación del gobierno municipal, cuya intermediación resulta imprescindible para que ésta y otras situaciones que afectan a la ciudad, tales como el retraso en el nuevo ambulatorio de Alde Zaharra, puedan ser trasladadas al órgano competente para ser atendidas y solventadas.

Asimismo, Garay considera, tal y como ha determinado la comunidad cientíca, “que habiendo una relación directa entre la salud, en general, y en concreto, la pandemia que estamos padeciendo, y su incidencia en la clase trabajadora y las capas populares de la sociedad es necesario destinar mayores recursos técnicos y humanos entre la población más vulnerable”. Por ello, concluye Garay “no se entende que barrios con mayor población vulnerable estén sufriendo estos recortes. Es el momento de reforzar la sanidad pública, de garantzar un derecho fundamental para no dejar a nadie atrás”.