Nota de prensa

El grupo municipal de EH Bildu de Donostia ha podido saber hoy que el Tribunal Supremo ha dictado una providencia, fechada el 21 de enero, contra el recurso de casación 2250/20, referido a la “Aprobación definitiva de la ordenanza reguladora del uso de vivienda turística y de alquiler de habitaciones de vivienda habitual para uso turístico”. En dicha providencia, el TS declara la “inadmisión a trámite del recurso”. La referida inadmisión resulta firme por lo que no cabe la interposición de recurso contra la misma.
Asimismo se resuelve imponer las costas al Ayuntamiento.

Aunque este grupo se ha puesto en contacto inmediatamente con el Ayuntamiento para conocer los pormenores de la providencia del TS, y a pesar de los intentos de este grupo municipal para acceder al contenido íntegro de la citada Providencia lo cierto es que todavía no nos la han facilitado. Extremo que muestra, a su vez, el grado de transparencia de este gobierno municipal. De hecho, se hace preciso resaltar quela fecha de la Providencia es de 21 de enero, sin que el Alcalde Goia haya querido dar explicaciones,
hasta la fecha, a los grupos municipales y a la ciudadanía, a pesar de la transcendencia de la misma.

Sin embargo, ya podemos concluir que la sentencia del TSJPV de enero de 2020 es firme, por lo que la Ordenanza de Pisos turísticos ya es “nula de pleno derecho”. En esta ocasión, esta decisión judicial sí va a tener efectos prácticos a corto plazo. Y es que aún no ha concluido la tramitación para el cambio ad hoc del PGOU que el Gobierno de Eneko Goia había puesto en marcha para legalizar centenares de pisos turísticos que no cumplían la “norma de la primera planta”. En otras palabras, en Donostia, ahora, está en
vigor la conocida como “norma de la primera planta”.

La situación legal de los centenares de pisos turísticos que no cumplían esta norma de la primera planta y que fueron legalizados por la nueva ordenanza del PNV-PSE es ahora extremadamente complicada. En los próximos día analizaremos más en detalle la situación legal e iremos informando a la ciudadanía donostiarra.

Y es que estamos ante la crónica de una chapuza jurídica anunciada. EH Bildu lleva desde el principio avisando de que esto podía pasar, porque una ordenanza no podía entrar a regular usos urbanísticos, porque eso es competencia exclusiva del PGOU. Ya no caben más paños calientes ni más excusas: es hora de que PNV y PSE asuman su responsabilidad política por este despropósito jurídico y político y que tanto daño ha hecho a la ciudad y al derecho de la ciudadanía a una vivienda digna sin ser expulsada de sus barrios.