Nota de prensa

Ha planteado al Gobierno foral que asuma el liderazgo y la mediación entre agentes sociales para propiciar un convenio que recoja las principales reivindicaciones de los 5.000 trabajadores y trabajadoras de las residencias desde una mesa de control de la gestión de las mismas.

El grupo progresista tiende la mano al Gobierno foral por responsabilidad en estos momentos de pandemia en el encuentro de este lunes para abordar un posible pacto en las cuentas de 2021, si bien Olano se niega a atender esta petición para dar solución a un conflicto que se prolonga varios años

Elkarrekin Podemos-IU de Gipuzkoa critica que la Diputación ha rechazado la propuesta que le ha planteado este lunes de alcanzar un acuerdo en torno a los presupuestos del territorio de 2021 si el Gobierno foral se compromete a solucionar el conflicto laboral que afecta a los trabajadores y trabajadoras de las residencias de personas mayores del territorio. El grupo progresista ha propuesto al Ejecutivo de PNV y PSE llegar a un consenso a cambio de que asuma el liderazgo para facilitar un convenio que recoja las principales reivindicaciones de la plantilla de cuidadores y cuidadoras de estos centros de cara a ofrecer unas condiciones laborales dignas para el personal y, de este modo, avanzar en la consecución de un nuevo
modelo de cuidados que prime el bienestar y la calidad de las personas usuarias.

Así se lo han trasladado esta mañana los y las representantes del grupo juntero María Valiente, Arantza González y Joanes Fiel al diputado general de Gipuzkoa durante el transcurso del encuentro que Markel Olano ha mantenido con la delegación de Elkarrekin Podemos-IU de cara a recabar su posible apoyo a los presupuestos forales de 2021. Sin embargo, el responsable del Ejecutivo de PNV y PSE se ha negado a atender esta petición, rechazando así la mano tendida ofrecida por el grupo para llegar a un acuerdo en torno a las cuentas de este ejercicio.

En este encuentro, las representantes de Elkarrekin Podemos-IU habían propuesto a la Diputación que asumiera el compromiso de mediación entre agentes sociales para propiciar un convenio que acabe con un conflicto laboral que lleva años sin resolverse y que afecta de forma directa a los 5.000 trabajadores y trabajadoras de las residencias de Gipuzkoa. Con el objetivo de desbloquear este conflicto, el grupo progresista había planteado la constitución de una mesa de control de la gestión de las residencias de
titularidad pública en manos de empresas privadas.

Elkarrekin Podemos-IU plantea que la Diputación fiscalice de forma directa esta gestión para solucionar un conflicto laboral que se prolonga desde hace años, con las consecuencias que ello implica para el cuidado de nuestras personas mayores. El objetivo último de la coalición progresista es la publificación de todo el sistema de cuidados para constituir un nuevo modelo residencial que acabe con el actual sistema que prima el beneficio empresarial, si bien ha planteado a la Diputación facilitar una solución a corto plazo al enconado conflicto de las residencias como muestra de la voluntad de real de llegar a un acuerdo presupuestario con el Gobierno foral.

En estos momentos, la ciudadanía exige certezas ante los graves efectos de la pandemia. Por ello, Elkarrekin Podemos-IU, si bien asume que no son los presupuestos que van a dar una respuesta a la actual crisis, había ofrecido por responsabilidad su mano tendida al Ejecutivo de Markel Olano para llegar a un acuerdo que contribuya a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas del territorio garantizando la calidad del sistema de cuidados.

Maria Valiente ha recordado que, según los datos del pasado año, poco más de 300 de las 5.000 personas que trabajan en las residencias están contratadas por el organismo foral Kabia, esto es, apenas un 6% de toda la plantilla a pesar de que el 70% del presupuesto de 40,8 millones de euros esta entidad adscrita al Departamento de Políticas Sociales se destina a gasto corriente en bienes y servicios para residencias.

“La propuesta era de difícil rechazo, ya que se trata de dar respuesta al grave problema de la regulación laboral de quienes cuidan a las personas más vulnerables frente a la pandemia, y que están tan expuestas al contagio como cualquier personal de los servicios esenciales”, ha censurado la portavoz de Elkarrekin Podemos-IU ante el rechazo de la Diputación a la propuesta para contar con la abstención de este grupo a las cuentas de 2021.