Nota de prensa

Aunque la demanda ha subido mucho, no se presupuestan ni un céntimo más que en 2020 para las AES, para personas sin hogar y para ayudar a sectores laborales feminizados.

De los 40 programas del presupuesto con impacto de género en 27 hay recortes, en 14 de ellos de más de un 35%.


El análisis de los datos incluidos en el proyecto presupuestario presentado por el Gobierno de Eneko Goia no deja lugar a dudas: no hay ninguna medida extraordinaria para hacer frente a la crisis socio-sanitaria acrecentada por la situación de alarma sanitaria del 2020. Si algo hemos comprobado todos y todas durante la pandemia es que Donostia necesita un nuevo sistema de cuidados para atender a todas las personas en situación de vulnerabilidad, a las personas dependientes, a las personas sin hogar, a los niñas y niñas que no pueden seguir sus clases on-line, etc. Sin embargo, todas las partidas sociales se mantienen como antes de la pandemia, e incluso algunas de ellas bajan. Es decir, Eneko Goia ha elaborado un presupuesto como si no
estuviéramos en medio de una pandemia sin precedentes.

En la presentación del presupuesto el Gobierno municipal esgrimió que “aumentará un 4,9% su gasto social, hasta alcanzar los 33,4 millones”. Del análisis de las partidas se puede deducir que este aumento corresponde íntegramente al millón de euros destinados al cambio de ubicación del Centro de día para personas sin hogar “Hestia”, que viene presupuestándose ya desde 2016,
pero que año tras año se va retrasando. Además, en la práctica no supone un aumento de plazas para atender a las personas sin hogar y tiene un presupuesto total de 2 millones de euros (es decir, no se podría acabar). Veremos si este año por fin se lleva a cabo para que no tengamos que volver a denunciar que Eneko Goia ha utilizado este proyecto con afán propagandístico.

Veamos con datos cómo quedan las principales partidas sociales del presupuesto de Eneko Goia:

• Ayudas Sociales:

◦ Los datos de enero indican que este año el número de donostiarras que reciben el RGI ha aumentado un 6%. Se prevé que ocurra lo mismo con las Ayudas de Emergencia Social (ya subieron un 27% durante 2020) pero, sin embargo, en el presupuesto de 2021 para las AES no se presupuesta ni un céntimo más que en 2020.

◦ Además, se han reducido en 32.000 € las partidas de protección a la infancia, cosa difícil de entender teniendo en cuenta que año tras año aumentan los casos.

◦ Tampoco se crea ninguna partida ni programa para atender al creciente número de personas sin hogar que viven en las calles de la ciudad.

◦ Subvenciones a ONGs y asociaciones (Cáritas, hogar de jubilados..): – 12% a todas.

◦ Nueva ayuda para alimentación (demanda de EH Bildu): 150.000 €


• Políticas de igualdad. Recortes del 2,7% en programas esenciales, algo que las técnicas de igualdad critican abiertamente en su informe sobre le impacto de género del proyecto presupuestario.
◦ De los 40 programas del presupuesto con impacto de género 27 decrecen, 14 de ellos más de un 35%
▪ Reducen la mayoría de los partidas para el urbanismo con perspectiva de género.
▪ Eliminan el espacio intercultural de la Casa de las mujeres, dirigido a mujeres
migrantes.
▪ Eliminan el estudio sobre la Prostitución, pese a ser un sector calificado de alto riesgo en este año de pandemia. (7000 €)
◦ Lucha contra la violencia machista:
▪ Puntos críticos: reducción de 95.000 euros
▪ Alumbrado: reducción de 500.000 euros
▪ Han eliminado el programa de alquiler para víctimas de violencia de género valorado en 40.000 euros.
• Lucha contra el paro: Según los datos del informe de la oficina de Fomento San Sebastián, en febrero de 2021 hay un 17% más de desempleados en la ciudad que en el año 2020. En cuanto al sector de empleadas de hogar hay una bolsa de unas 4.000 mujeres.

Sin embargo, no hay ningún programa especial para estos colectivos y se critica en el informe de género.
• Espacio público: Una vez más, en contra de lo que hemos aprendido como sociedad durante esta pandemia, el Gobierno municipal reduce todas las partidas destinadas a fomentar el uso del espacio público (parques infantiles, espacios cubiertos, reducción de partidas para ascensores en un 74% – 235.000 euros).
• Ayudas a la cooperación: precisamente cuando hemos visto que un problema en una parte del mundo puede afectarnos a todos/as en su globalidad, se dan grandes recortes a la hora de apoyar a países en vías de desarrollo, volviendo a incumplir el marco legal que obliga a destinar el 0,7% del presupuesto a cooperación internacional.

Cuando más hace falta invertir en protección social es, precisamente, en situaciones de crisis, porque es cuando la vulnerabilidad social se dispara. De hecho, EH Bildu decidió cuadriplicar el presupuesto para ayudas sociales cuando le tocó gobernar Donostia, pasando de 200.000 euros en 2011 a 800.000 en 2015. Entonces también era época de crisis, también bajaron los ingresos y
también creció la demanda de ayudas. Pues bien, cuando la crisis económica y social derivada del Covid está causando estragos, hemos comprobado cómo el Gobierno de Eneko Goia ha congelado las partidas sociales más importantes para hacer frente a las consecuencias de la crisis.