Nota de prensa

El pasado julio de 2020, la Junta de Gobierno Local aprobó someter a exposición pública un convenio urbanístico entre el ayuntamiento de Donostia y la Sociedad Vascongada de Publicaciones S.A. para la recalificación urbanística de una gran parte de la parcela que acoge las instalaciones del Diario Vasco en Igara. Ocho meses después, este convenio
vuelve a la casilla de salida, con algunos cambios significativos.

En la nueva propuesta, el Gobierno permite 3275 m² más de edificabilidad residencial (18% más) y 325 m² más de edificabilidad comercial (118% más). Asimismo, aparece la figura de la vivienda de protección social, que no estaba en la propuesta inicial, llegando al 20% del total de las viviendas previstas. Así, sumando estas al 20 % de viviendas tasadas previstas en el convenio inicial, se llega al 40% mínimo legal previsto en la Ley Vasca del suelo.

Con este aumento de edificabilidad, el Gobierno compensa la bajada de rentabilidad que supone la necesaria introducción de un cupo determinado de vivienda de protección social en la operación. En la propuesta de julio apenas se contemplaba un 20% de vivienda tasada municipal en régimen general de promoción privada, esto es, la modalidad más cara de entre las viviendas protegidas.

Y es que EH Bildu ya había alertado al Gobierno que, a pesar de ser una operación privada, la no previsión de ninguna vivienda de protección dirigida a los colectivos con menos recursos podía ser ilegal, tal y como recientes sentencias han demostrado. Por lo tanto, esta rectificación del Convenio urbanístico vendría a dar la razón a EH Bildu y a todos aquellos agentes de la ciudad que luchan por el derecho a la vivienda.

Sin embargo, este Convenio sigue siendo demasiado lucrativo para la parte privada en relación con los beneficios que va a reportar a la ciudadanía donostiarra. Al aumentar la edificabilidad, la recalificación urbanística aprobada hoy por el Gobierno de Eneko Goia permite que la operación siga siendo extremadamente lucrativa para la Sociedad Vascongada de Publicaciones S.A. Ya podemos avanzar que se trata de una recalificación urbanística que va a reportar a El Diario Vasco muchos millones de euros.

Y nos llama la atención poderosamente que se permitan estas recalificaciones tan lucrativas en la ciudad vasca con más problemas relacionados con el derecho a la vivienda. El Gobierno de Eneko Goia tenía que haber exigido, al menos, el 50% de vivienda de protección para posibilitar la operación.

En opinión de EH Bildu, es difícilmente compatible con la situación de emergencia habitacional que existe en nuestra ciudad, que se ha agravado con la pandemia, que el alcalde Eneko Goia apruebe un convenio de estas características, siendo el interés público requisito legal imprescindible para la aprobación de cualquier modificación del Plan General
de Ordenación Urbana.