Nota de prensa

En 2018 una empresa subcontratada por RENFE presentó al gobierno municipal un proyecto para la modernización de la estación de Herrera (Donostia). El proyecto también recoge la construcción de dos ascensores, una nueva rampa de acceso y unas nuevas escaleras. El equipo redactor proyectó talar el roble extraordinario y construir en el mismo sitio las escaleras. La propuesta, que fue aceptada por el gobierno municipal, también recogía un acuerdo “no escrito” para ocultar a la ciudadanía la agresión medioambiental.

Ahora, la gente y los vecinos se han enterado. El rechazo y la vergüenza no verbalizada están ahí, en las caras de gente muy diversa. Algunos vecinos han colocado en el tronco del roble un cartel grande donde se puede leer SALVEMOS EL ROBLE – RENFE INSENSIBLE.

El roble está en un terraplén entre las vías y la carretera. Es una chulada. Grande, frondoso. Sano. Sus hojas acaban de brotar y está cubierto por miles de hojas verde primavera. Está en la memoria colectiva de la gente que al pasar lo mira y disfruta. Genera paz. Regala salud en su contribución en aminorar el calentamiento global.

Por todo ello, solicitamos al alcalde de San Sebastián, Eneko Goia:

  • Que, en declaración pública y urgente, se comprometa a no talar el roble de la estación de Herrera
    y que las nuevas escaleras proyectadas se reubiquen en otro lugar.
  • Que sea consecuente con la declaración de Emergencia Climática aprobada por la Junta de
    Gobierno Local en la primavera de 2020.
    Al mismo tiempo, solicitamos a la gente:
  • Que muestre su apoyo al roble mediante carteles en establecimientos y balcones y que solicite a
    los mandatarios que reconsideren y corrijan esta acción que sólo genera tristeza y desafección.