Nota de prensa

Ante el anuncio de Eneko Goia de las obras a ejecutar en el muelle de la isla, desde Elkarrekin Donostia muestran su preocupación, ya que las citadas obras van a coincidir con la temporada estival de playas. Garay critica que “Goia está más preocupado por inaugurar la obra escultórica del Faro que en garantizar la seguridad de las personas”.

Haizea Garay, concejala del grupo municipal Elkarrekin Donostia (compuesto por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo-Berdeak), interpeló al concejal de Cultura del PNV, Jon Insausti, en las comisiones municipales del pasado lunes, sobre la situación del muelle de la isla, después de que se hubiera informado que en el mes de octubre del pasado año, coincidiendo con una visita a las obras del Faro, habían descubierto daños en la estructura del dique-muelle de la Isla Santa Clara. Tras analizarse la zona, se determinó que había grandes socavones en la cimentación que amenazaban el estado y la estabilidad de la estructura.

En ese momento, se achacó los daños producidos en este enclave fundamental a los temporales y a la fuerza del mar. Debemos recordar que el lugar donde están los citados daños y sobre los que se va a proceder a la reparación, se trata en concreto de la zona de acceso del servicio de motoras a la isla, esto es, por donde acceden la mayor parte de las personas que llegan a la isla.

En la comisión del lunes se avanzó que en la Junta de Gobierno Local del martes se aprobaría la adjudicación de la reparación por vía de urgencia, “como finalmente se confirmó ayer” y las obras se alargarán durante tres meses, “finalizando, si todo va bien, a finales de julio”. “El lunes Insausti no confirmó la compatibilización de usos y obras; dijo que iban a analizarlo, e insistió en garantizar la seguridad de la ciudadanía”, ha indicado Garay. “Sin embargo, Goia ha confirmado que se va a compatibilizar la obra con los usos propios de la temporada estival, así como los relativos a la visita de la obra escultórica del faro”, han criticado desde la coalición de izquierdas.

Desde Elkarrekin Donostia reprochan que la obra de reparación de los daños no se haya comenzado con anterioridad, teniendo en cuenta que los graves daños fueron detectados en el mes de octubre del pasado año, y no entienden cómo el alcalde Eneko Goia no ha actuado con mayor previsión, “sabiendo que la temporada de playas empieza siempre en junio”, denuncia la edil.

Por este motivo, Garay advierte que compatibilizar los usos junto con la ejecución de la reparación no es seguro porque “la situación del dique se ha calificado de grave peligro, y se ha advertido sobre un riesgo inminente de rotura del dique según la evolución de la cimentación. Por este motivo, solicitamos que se anteponga la seguridad de la ciudadanía y no las agendas. En el gobierno municipal parecen más preocupados por llegar a la inauguración de la obra escultórica del Faro que en garantizar la seguridad de las personas”, ha criticado Garay.