Nota de prensa

Un informe preliminar realizado en 2003 por Aranzadi confirma la existencia de una fosa de la Guerra Civil en Ulia pero desde entonces no se ha realizado ningún tipo de prospección para recuperar posibles restos de donostiarras en el lugar.

Haizea Garay, concejala del grupo municipal Elkarrekin Donostia (compuesto por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo-Berdeak), ha registrado una moción ordinaria para que el Gobierno Vasco cumpla con el plan de fosas 2015-2020 del Gobierno Vasco en donde estaba incluida la intervención en la fosa de Ulia y así se investigue y recupere la fosa común del citado monte donostiarra con el objetivo de buscar personas desaparecidas durante la Guerra Civil en Donostia. Asimismo, la iniciativa ha sido registrada por Jon Hernández, parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU en Gasteiz, al objeto de llevar a cabo esta solicitud en ambas instituciones.

Un informe preliminar llevado a cabo por Aranzadi en 2003 con testimonios de vecinas de la zona y del propio párroco de Mariaren Bihotza alertaba del lugar en el que se llevaron a cabo fusilamientos durante la Guerra Civil y donde los testigos aseguraban haberse realizado inhumaciones.

El prestigioso médico forense Francisco Etxeberria aseguró en su momento la existencia de datos históricos que confirman que el alto de Ulia fue uno de los enclaves utilizados para los fusilamientos durante la guerra civil, que sumaría más de 300 donostiarras entre éste y otros lugares como el Puente de Hierro, Ondarreta o Bidebieta.

Garay ha señalado que a pesar de que el plan de fosas del Gobierno Vasco planteaba la intervención entre los años 2015 y 2020 “ésta no se ha llevado a cabo”. Asimismo, Garay se lamenta que “después de 18 años del informe preliminar que asegura la existencia de esta fosa estemos todavía así”.

Para la coalición de izquierdas “ha habido una dejadez por parte de las instituciones a la hora de recuperar la memoria histórica, algo del todo inadmisible”. Por este motivo, además de proceder a llevar a cabo el compromiso adquirido, solicitan al Gobierno Vasco  a que acelere la tramitación de la futura ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi y que en ella se garantice el desarrollo de los Lugares de la Memoria así como su divulgación para que el ayuntamiento de Donostia pueda desarrollar un proyecto pedagógico en relación a los Lugares de la Memoria de la ciudad.

Garay considera que “la resignificación de nuestro espacio público, dotar de memoria y dignidad a nuestras calles y lugares, permitirá, junto con un imprescindible proyecto pedagógico de reconocimiento de esos espacios, construir las garantías de no repetición, máxime en estos tiempos de auge del fascismo”. Por este motivo, desde la coalición de izquierdas van a solicitar también al Gobierno Vasco una línea de subvenciones para que Donostia y el resto de ayuntamientos vascos puedan mejorar e incrementar las señalizaciones de sus espacios de la memoria.

Garay ha concluido asegurando que “para seguir construyendo memoria, la investigación y recuperación de restos de la fosa de Ulia es un paso necesario para recuperar a desaparecidos que aún hoy suman más de 120.000 en el conjunto del Estado”.