Nota de prensa

Eguzki denunciará ante las autoridades competentes que cientos de pintarrojas hayan sido arrojadas al mar en Pasaia como descarte, por su pequeña talla, por su escaso interés comercial o por lo que sea. Se trata de una práctica ilegal y, por tanto, sancionable.

El hecho ha sido sacado a la luz por miembros de Buceo Donosti que practicaban el submarinismo en la bocana del puerto. Explican que llevaban varios días viendo el fondo tapizado con los cuerpos de estos pequeños “tiburones” y ayer, en un intento de visualizar la magnitud del desastre, en diez minutos reunieron más de 100 ejemplares, como puede apreciarse en las fotografías. “¡Y quedan muchos más!”, añaden.