Nota de prensa

Tras la incorporación en el proyecto presupuestario para este año de una enmienda de Elkarrekin Donostia para la rehabilitación de edificios, la coalición de izquierdas solicita medidas específicas para que las ayudas lleguen a todos los barrios. Actualmente el Centro, Gros y Amara concentran el mayor número de ayudas concedidas frente a barrios como Altza o Intxaurrondo.

Haizea Garay, concejala del grupo municipal Elkarrekin Donostia (compuesto por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo-Berdeak), presentó el pasado lunes en la Comisión de Desarrollo y Planificación del Territorio una interpelación a la concejala de Urbanismo en relación a las ayudas a la rehabilitación concedidas por la sociedad pública de Vivienda, Etxegintza.

En la citada interpelación, la edil de Elkarrekin Donostia recordó que el pasado año tras un recorte respecto al presupuesto inicial para la concesión de subvenciones para la accesibilidad y rehabilitación de edificios residenciales por la situación extraordinaria que generó la COVID quedara en 2,08 millones de euros, presupuesto que no se agotó, destinándose finalmente poco más de un millón y medio de euros.

Asimismo, dentro de las ayudas para la rehabilitación, la mayor parte, esto es, un 71% se destinó a mejoras en la accesibilidad, seguido por las obras requeridas por la inspección técnica del edificio (ITE) que representaron el 27% del total de subvenciones. Garay ha recordado que las ayudas han supuesto en el caso de las otorgadas para la accesibilidad el 13% del total del presupuesto necesario para las intervenciones de mejora. En el caso de las subvenciones para obras derivadas de las ITE sólo alcanza el 7,3% del total de presupuesto para estas intervenciones.

Este hecho provoca según Elkarrekin Donostia que “las intervenciones necesarias requieren un presupuesto muy alto y que las subvenciones, sin embargo, representan un porcentaje muy bajo del presupuesto, de modo que el gasto para muchas personas puede resultar muy elevado. Este hecho está provocando que en muchos casos haya personas con serias dificultades para hacer frente a las obras necesarias para mejorar las condiciones de habilitabilidad de sus viviendas y, por consiguiente, su calidad de vida”.

Además Garay preguntó en el último consejo de administración de Etxegintza por la distribución de las ayudas para la rehabilitación de edificios por barrios y en una primera información por parte de la dirección de la sociedad, se adelantó que “la mayor parte de ayudas se concentraban en el Centro, Gros y Amara, mientras que en barrios periféricos como Altza e Intxaurrondo el número de solicitudes es muy bajo”. “Este hecho requiere de una reflexión urgente y de la toma de medidas para evitar que siga ocurriendo este desequilibrio entre barrios porque de facto lo que provoca es que haya un parque de viviendas con condiciones de habitabilidad y confort desigual en función de la renta de las vecinas de cada uno de los barrios de la ciudad lo que termina demostrando un desequilibrio social y territorial” ha insistido la edil de izquierdas.

Teniendo en cuenta que para este año 2021 el presupuesto total, tras incorporarse una enmienda de 400.000 euros de Elkarrekin Donostia, es de 3,2 millones de euros y que está demostrada la dificultad por parte de comunidades de vecinos y vecinas en hacer frente a intervenciones básicas  en sus edificios y viviendas en materia de accesibilidad y de rehabilitación requeridas por las inspecciones técnicas (ITE), desde la coalición progresista plantean la necesidad de poner en marcha medidas que permitan compensar la distribución actual de las ayudas que impide que en zonas más precarizadas y con población más vulnerable se lleven a cabo las intervenciones necesarias. Asimismo, plantean que habiéndose duplicado el presupuesto para este año se incrementen las ayudas por cada intervención teniendo en cuenta que la media de las ayudas concedidas el pasado año no ha alcanzado ni el 10% del presupuesto de mejoras que son imprescindibles para desarrollar una vida digna.