Nota de prensa

El precio de la vivienda en Donostia, en venta y en alquiler, está en máximos históricos, con precios incluso más caros que en los años previos a la “crisis del ladrillo”. El proceso de encarecimiento ha seguido subiendo también en época de pandemia, mientras en las otras ciudades que suelen acompañar a Donostia en la parte alta del ranking los precios se desplomaban. La consecuencia de este fenómeno son conocidas: cientos de personas, en
su mayoría jóvenes, se han visto expulsadas de sus barrios y de la ciudad.

Cuando se cumple el ecuador de la legislatura, y Eneko Goia lleva 6 años como alcalde, el balance de su política de vivienda no puede ser más negativo. Lejos de ponerse en vías de solución, el problema de la vivienda en nuestra ciudad ha empeorado y cada vez más voces reconocen que nos encontramos en una situación de auténtica emergencia habitacional.

El balance es demoledor: en estos seis años se han abierto o autorizado unos 35 hoteles, se han legalizado más de 500 pisos turísticos por encima de la primera planta que antes hubieran sido ilegales, fondos buitre están poniendo en grave peligro de desahucio a centenares de familias… Y la última del PNV y PSE de Donostia ha sido que Etxegintza ha incluido la vía del desahucio en su protocolo de actuación frente a la morosidad.

Está claro que el problema de la vivienda no es un problema particular de Donostia y que tiene una dimensión mayor. En este sentido, tampoco podemos hacer un balance positivo de la política de vivienda del Gobierno Vasco y que afecta de lleno a nuestra ciudad. Nos referimos, entre otras cuestiones, a la negativa del PNV a poner límite a los precios del alquiler, o a que el PSE no haya creado todavía el registro de vivienda deshabitada previsto en la Ley Vasca de Vivienda de 2016, sin el cual no se puede poner en marcha ni el canon a la vivienda vacía ni el alquiler forzoso contemplados en dicha ley.

Desde EH Bildu estamos convencidas y convencidos de que la solución al problema de la vivienda debe venir de la adopción de una serie de medidas multidisciplinares, que aborden el problema de forma integral. El objetivo de todas esas medidas debe ser sacar a la vivienda de la dinámica especulativa para empezar a gestionar la vivienda como un derecho.

Y hace falta una ciudadanía activa que ponga en marcha dinámicas que sean capaces de cambiar de raíz las políticas públicas de vivienda. En este sentido, EH Bildu llama a su base social y a toda la ciudadanía donostiarra a participar en la manifestación que para mañana sábado, 22 de mayo, a las 17:30 desde la Plaza Catalunya, ha sido organizada por diversas organizaciones sociales donostiarras como Bizilagunekin, Stop Desahucios y asociaciones vecinales, bajo el lema “Etxeak bizitzeko, ez negoziorako! ¡Donostia por el derecho a la vivienda!”.