Nota de prensa

No se entiende que la Administración Pública no haga un control más exhaustivo de la obra pública.

Tal y como se está haciendo público por las redes sociales durante las últimas horas, y ha podido confirmar EH Bildu, este sábado se produjo en Donostia un inquietante accidente laboral en las obras que ETS está llevando a cabo para construir, en este caso, el Tren de Alta Velocidad. Al parecer, dos altos cargos de la contrata Construcciones Mariezcurrena han resultado heridos, aunque a pesar de lo aparatoso de las imágenes, su situación no
revestiría gravedad.

Se da la circunstancia de que ayer mismo Ernesto Martínez de Cabredo, Director General de ETS, estuvo presente en la Comisión municipal de seguimiento de las obras del metro, pero no dio cuenta de este accidente. Suma y sigue, ya que esta manera de actuar no es nueva: hay que recordar que tampoco quisieron hacer público el último socavón del metro hasta que EH Bildu de Donostia lo denunció. Precisamente ayer, el principal tema de debate fueron las ocultaciones, medias verdades y falsedades de ETS y el Gobierno municipal en torno a los accidentes en las obras de la pasante del metro bajo la Kontxa.

Es inaceptable que desde ETS se haya tomado la decisión de ocultar deliberadamente todos los incidentes que se producen en el término municipal de Donostia, sean en las obras de la pasante o como ahora, en las del TAV. Como quedó en evidencia en la comisión de ayer, no solo es inaceptable el modelo de gobernanza de ETS y el Departamento de Transportes del Gobierno Vasco, sino que también está quedando en entredicho la capacidad operativa de los actuales gestores de ETS.

También es necesario recordar que Construcciones Mariezcurrena forma parte de la UTE saliente de las obras del metro, implicada en la mala gestión del tramo Easo-Mirakontxa. ETS, es decir, el Gobierno Vasco, asumió la responsabilidad de cancelar la primera licitación, reconociendo la mala planificación de las obras e incluyendo una indemnización a la empresa privada. Ahora, la misma empresa aparece en las obras del TAV, y vuelve a tener un
accidente. No se entiende que la Administración Pública no haga un control más exhaustivo de la gran obra pública. Las consecuencias son evidentes.

El alcalde de Donostia, por su parte, ha declarado hoy por la mañana que “no sabe nada” de lo sucedido. Al contrario que sobre otras cuestiones, la salud de los y las trabajadores de las obras públicas que se desarrollan en nuestra ciudad no merecen la atención pública del alcalde.

Por todo ello, EH Bildu va a registrar un interpelación de urgencia para que el alcalde de las informaciones que tiene derecho a conocer la ciudadanía donostiarra en el pleno del jueves.