Nota de prensa

Cuando se cumple el ecuador de la legislatura, y Eneko Goia cumple 6 años de alcalde, los síntomas del agotamiento y, en muchas cuestiones, del fracaso de su modelo neoliberal de ciudad y de gobernanza son patentes. Los principales indicadores de calidad de vida, de respeto al medio ambiente y de gestión democrática están en números rojos. Lejos de intentar corregir los errores, vemos que se enroca en sus políticas y lo único que está consiguiendo es perpetuar las desigualdades en la ciudad. Está modelando una ciudad de dos velocidades.

Durante estos años, apoyándose en la recuperación económica posterior a la crisis del 2008, este Gobierno municipal ha apuntalado una modelo de ciudad que inflaba la burbuja del turismo, provocando precariedad laboral, consolidando las políticas centralistas y aumentando, de esta manera, las desigualdades entre las personas. En estos seis años, en demasiadas ocasiones las decisiones políticas han atendido más a intereses privados, desplazando del centro el bienestar de las personas.

Así, cuando han llegado las “vacas flacas” como consecuencia de la pandemia, la crisis de modelo de ciudad que se estaba cocinando a fuego lento ha estallado, se ha pinchado la burbuja del turismo, se ha metido en un cajón la lucha contra el cambio climático y se ha dado un salto cualitativo en el modelo neoliberal de ciudad, privatizando beneficios y socializando pérdidas. Es decir, la respuesta del alcalde a la pandemia ha sido apretar el acelerador de su modelo anterior, lo cual ha empeorado la situación.

Y, como siempre, las consecuencias de todo ello, del incremento del paro, la precariedad y las desigualdades, las están pagando los sectores más vulnerables, mujeres, jóvenes, pensionistas y los barrios de la periferia.

Vivienda

El precio de la vivienda está en máximos históricos y ha seguido subiendo también en época de pandemia. La consecuencia de ello son, por desgracia, muy conocidas: cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se han visto expulsadas de sus barrios y de la ciudad. Lejos de ponerse en vías de solución, durante la alcaldía de Eneko Goia el problema de la vivienda en nuestra ciudad ha empeorado y cada vez más voces reconocen que nos encontramos en una situación de auténtica emergencia habitacional: más de 35 nuevos hoteles en estos seis años, legalización de más de 550 pisos turísticos, fondos buitre y, ahora, de nuevo, desahucios.


Desigualdades entre barrios
El Gobierno Municipal sigue apostando por un modelo centralista, ya que la inmensa mayoría de las inversiones están pensadas para el centro. Es innegable que la falta de nuevos proyectos económicos tractores en los barrios están incrementando las desigualdades socioeconómicas, sobre todo en Altza, Intxaurrondo y Bidebieta. Y es que desde que Goia es alcalde las desigualdades entre barrios no dejan de crecer: si históricamente la diferencia entre el barrio con renta más alta y el de más baja había sido de 2 a 1, menor que en las otras ciudades vascas, en los últimos años las desigualdades se han multiplicado y según los últimos datos, la diferencia entre Miramon y Altza es ya de 3,5 a 1. Y subiendo.

Turismo
La apuesta de Eneko Goia por el turismo como motor económico es innegable. Aunque en muchas ocasiones se niegue, la motivación que está detrás de proyectos como el surf park de Antondegi, la escultura del faro de la isla o la película de Woody Allen es la promoción turística. Es hora de que Goia se quite la careta y reconozca ante la ciudadanía donostiarra que quiere hacer de Donostia una ciudad turística al uso.

Emergencia climática
En marzo de 2020 el Gobierno municipal aprobó la declaración de emergencia climática de Donostia y se puede decir que estamos ante el mayor bluf de la legislatura. Lejos de implementarla, se ha hecho justo la contrario de lo que se proponía en ella. La artificialización de Antondegi y la isla de Santa Clara son dos decisiones políticas manifiestamente incompatibles con la Declaración y con la lucha contra la emergencia climática.

Privatización de servicios
Por otra parte, estamos asistiendo a un proceso gradual de privatización de servicios públicos. Un ejemplo claro son los polideportivos privatizados, mientras en otros servicios también se avanza en esa dirección.

Estilo de Gobernanza
Durante los dos últimos años, el Gobierno municipal de PNV y PSE están queriendo implantar un modelo de gobernanza autoritario, desatendiendo las propuestas de las diferentes sensibilidades de la corporación, recortando el derecho a controlar públicamente al Gobierno, con restricciones en el número de mociones, etc.

Durante la pandemia, además, se ha reforzado un modelo personalista de gobernanza, con un alcalde que no da explicaciones, que lleva muchos plenos sin intervenir, y que se permite justificar sus mentiras en rueda de prensa.

Propuestas de EH Bildu para un nuevo modelo de ciudad EH Bildu quiere enviar un mensaje a la ciudadanía donostiarra, para decirle que otro modelo de ciudad es posible, que hay alternativa para una ciudad más justa:

• Nuevo modelo de gobernanza participativo y transparente. Recuperar la credibilidad de la institución, atendiendo a todas las personas por igual, sin amiguismos.


• Nuevo modelo público de cuidados: personas mayores, dependientes, lucha contra la precariedad laboral en estos sectores tan feminizados, etc.


• Ekialdean Bizi: implantación de manera urgente de proyectos tractores en estos barrios, que generen riqueza y bienestar. Solucionar la accesibilidad, peatonalizaciones, etc.


• Lucha contra el cambio climático: protección del cinturón verde de Donostia (Belartza, Antondegi), reducción de vehículos en el ámbito urbano, fomento del uso de la bicicleta en toda la ciudad, etc.

• Nueva política de vivienda: limitación de pisos turísticos, limitación del precio del alquiler, apuesta por un gran parque público de vivienda en alquiler social.

• Apuesta por la gestión directa y por unos servicios públicos de calidad. Mayor control en los servicios subcontratados.

• Apuesta por el pequeño comercio de los barrios frente a las grandes superficies.

• Traer a primer plano la cultura e identidad vasca y el uso euskera