Nota de prensa

Concejalas y concejales de EH Bildu de Donostia y Pasaia han realizado hoy, 27 de mayo, a primera hora de la mañana, una ofrenda floral en el reloj de Ategorrieta, en conmemoración del 90 aniversario de la masacre en la que fueron muertos por la Guardia Civil siete trabajadores del puerto, que marchaban hacia el centro de Donostia para protestar por sus paupérrimas condiciones laborales.

A pesar de que EH Bildu hizo una petición expresa, con un margen temporal más que razonable, el Gobierno municipal de Donostia ha decidido no organizar ningún acto de reconocimiento institucional a estas víctimas en el día del 90 aniversario de la masacre. Por el contrario, hemos podido constatar cómo la propuesta de homenaje promovida por EH Bildu ha tenido una gran acogida entre la ciudadanía donostiarra. Muchas personas han reconocido que no tenían constancia de este dramático suceso, a pesar de ser una de las mayores masacres de trabajadores sufridas en Euskal Herria.

Especialmente emotivo ha sido ver cómo familiares de una de las víctimas de la masacre participaron en una de las charlas organizadas por EH Bildu bajo el titulo “Ategorrietako sarraskia: Herri iragan desorosoa / 90 aniversario de la masacre de Ategorrieta: Un pasado incomodo”, de la mano de Josetxo Otegi.

Aquella víctima llevaba muy poco tiempo en Euskal Herria, había venido de Galicia a trabajar en el puerto de Pasaia y nada más llegar no dudó en sumarse a las reivindicaciones de sus compañeros y compañeras. Su compromiso le costó la vida a manos de la Guardia Civil, pero su familia, como tantos miles y miles de personas migrantes, se quedó aquí a vivir y a trabajar. Valga este sencillo acto de hoy también para reivindicar la memoria de todas aquellas personas que tuvieron que dejar su tierra para buscarse un futuro mejor y que, como aquel 27 de mayo de 1931, contribuyeron decisivamente a hacer Euskal Herria lo que es hoy.

Pero la lucha de las clases trabajadoras vascas ni empezó ni acabó aquella esperanzadora primavera de 1931. A lo largo de nuestra historia han sido incontables las luchas sindicales y sociales. Sin aquellas huelgas, manifestaciones y piquetes no podríamos hablar del nivel de protección social y de los derechos laborales que tenemos hoy.

Se trata ésta de una parte de la historia de nuestra ciudad que es olvidada deliberadamente por aquellos sectores que defienden un modelo de ciudad centralista y elitista. Según estos sectores, la fuente de riqueza principal de Donostia ha sido, desde la denominada “Belle Epoque”, el turismo de alta gama y la especulación inmobiliaria. Muy al contrario, las luchas por los derechos laborales han sido y siguen siendo una de las principales señas de identidad de la sociedad donostiarra y una de las principales razones que han generado las condiciones de vida relativamente mejores que disfrutamos hoy en día en Donostia, Gipuzkoa y Euskal Herria.

Tampoco fue causalidad que aquellas luchas obreras de hace 90 años partieran de la zona este de la ciudad. Todo el entorno del puerto, en el caso de Pasaia, y Altza, Intxaurrondo y Bidebieta, en el caso de Donostia, han sido históricamente los de renta más baja, con mucho más paro y mucha menos formación que en el resto de la ciudad.

En este sentido, desde EH Bildu estamos llevando acabo una serie de iniciativas para llamar la atención sobre esta situación y para terminar con las desigualdades entre barrios. Además de las iniciativas institucionales que solemos presentar, y el gran trabajo que realizan nuestras representantes en la Junta del Distrito Este, también vamos a llevar a la calle estas reivindicaciones. En concreto, este domingo día 30 de mayo realizaremos una marcha ciudadana desde Herrera hasta el Ayuntamiento que, a su paso por el reloj Ategorrieta, volverá a rendir homenaje a las siete personas que dejaron su vida por un futuro mejor aquel 27 de mayo de 1931.