Nota de prensa

Ante la reciente inauguración de Hondalea, la Asamblea de Ezker Anitza-IU Donostia denuncia el coste desorbitado del proyecto que ha pasado de 1,5 a 5 millones de euros, así como la gestión del Gobierno municipal del dinero que se ha gastado ya que, lo que en principio se trataba de la donación de una obra artística, ha acarreado un despilfarro de dinero público.


A lo largo de estos años hemos asistido a la aprobación de sucesivas partidas destinadas tanto a la adecuación del edificio del Faro para la instalación de la obra, como a la proyección comunicativa y difusión del proyecto, de forma que el coste ha ido incrementando sin cesar. “Son tantas las partidas económicas que se han ido aprobando a lo largo de estos últimos años que es difícil hacer un seguimiento con total exactitud de lo realmente invertido”.

Desde Ezker Anitza-IU consideran “inaceptable” que una obra que inicialmente contaba con un presupuesto inicial de 1,5 millones de euros se vaya ampliando de forma progresiva hasta alcanzar alrededor de cinco millones. Asimismo, desde la organización de izquierdas advierten que “no sabemos si aún este gasto puede aumentar, ya que tan solo hace dos semanas, con la obra culminada, el Gobierno municipal aprobaba un incremento en una partida de 246.000 euros más para Hondalea y la Junta de Gobierno Local del pasado martes aprobaba una nueva partida de 183.500 euros para una campaña de marketing de junio a octubre, campaña que incluye un plan de medios, actos de presentación y una partida sin especificar de 15.000 €”.

Debemos subrayar que este coste de alrededor de cinco millones de euros, se produce en un momento muy complicado para la mayoría social trabajadora donostiarra que ha visto cómo la pandemia ha provocado una crisis socioeconómica incrementando el número de familias en una situación de grave vulnerabilidad. Frente a las necesidades sociales y los recortes que este gobierno municipal ha llevado a cabo en diferentes áreas, PNV y PSE no han dudado en destinar “todo lo que hiciera falta” en un proyecto que, como ha denunciado Ezker Anitza-IU, ataca al medio natural, impide su acceso a una parte de la población por ser inaccesible, vulnera el patrimonio construido y se salta la legalidad administrativa.

Más allá de estos aspectos relevantes de la obra que han venido siendo criticados desde Ezker Anitza-IU a través de su concejala en el ayuntamiento donostiarra, Haizea Garay, así como desde colectivos ecologistas y vecinales sensibilizados con el impacto que está teniendo la intervención en este entorno de especial protección estricta, consideran de “máxima gravedad” que en el expediente del proyecto exista una sucesión de advertencias de ilegalidad realizadas desde la Secretaría y desde el Departamento de Intervención de este Ayuntamiento, advertencias que “han sido desoídas de forma reiterada por este Gobierno municipal”. Teniendo en cuenta este hecho, desde la Asamblea de Ezker Anitza-IU consideran imprescindible que se haga una auditoría de las cuentas de la obra Hondalea en Santa Clara al objeto de fiscalizar la gestión del dinero público que han llevado a cabo PNV y PSE en torno a esta obra.