Nota de prensa

Recientemente, el Gobierno Vasco ha vuelto a vallar la rampa del muelle, privando del uso de este espacio público a las vecinos y vecinas de la zona y a la población en general. Si bien el año pasado esta drástica decisión fue adoptada, en palabras del Gobierno Vasco, como una medida sanitaria en el contexto del Covid-19, este año han asegurado que lo hacen también para “velar por la seguridad de las actividades náuticas”.

La pérdida de espacios públicos que tradicionalmente han servido para el uso y disfrute de la ciudadanía, en beneficio de determinadas actividades económicas, es una constante en esta zona de la ciudad. En concreto, en esta rampa los y las donostiarras nos hemos bañado durante años, pero sin embargo, este es ya el segundo año que no se podrá usar.

Desde EH Bildu entendemos la preocupación de quienes temen que se estén utilizando argumentaciones ad hoc para dar un paso más en la privatización de este espacio y entendemos que hace falta un posicionamiento claro de las administraciones públicas en defensa del uso público de este espacio público.

Como se recordará, la Dirección de Puertos y Asuntos Marítimos del Gobierno Vasco acordó el 24 de julio de 2020, justo después de las elecciones autonómicas, limitar el acceso a la rampa del muelle de Donostia. El Gobierno explicó en una nota que la medida se tomó para evitar la propagación del Covid-19.

Esta decisión generó críticas entre los vecinos y vecinas de la Parte Vieja y del muelle y, en general, entre las personas usuarias del muelle. De hecho, no fue ésta la única limitación que se aplicó a la utilización del espacio en la zona, ya que también se cerraron los alrededores del Club Náutico. Además de la decisión de cerrar todos los accesos al mar, vecinos/as y usuarios/as denunciaron la privatización de algunas zonas y la prohibición de pescar. En este sentido, pusieron en marcha una recogida de firmas para “denunciar la privatización del muelle, un espacio que es de todos y de todas, y pedir una reunión al Gobierno”.

Finalmente, esta reunión entre el Gobierno y representantes de los y las vecinas tuvo lugar en septiembre del año pasado, en la que nuevamente se les informó de que las medidas adoptadas entonces respondían al contexto afectado por el Covid-19.

Un año después, y coincidiendo con la apertura de la temporada de playas, los vecinos y vecinas del muelle han vuelto a denunciar que el Gobierno Vasco ha vallado la rampa, aunque el argumento utilizado en esta ocasión ha sido “garantizar la seguridad de las actividades náuticas”. Este cambio de argumentación ha acentuado la preocupación de los y las vecinos del muelle, ya que confirman sus peores temores en torno a los objetivos reales que hay detrás de estas medidas.

En respuesta a una interpelación presentada por EH Bildu en septiembre de 2020, el Sr. Alcalde, Eneko Goia, manifestó su compromiso de mediar entre los vecinos/as del muelle y el Gobierno Vasco, manifestando su disconformidad con la situación aquel momento. Sin embargo, el Gobierno Municipal no ha intervenido públicamente en este asunto, a pesar de ser una zona tan popular y querida por los y las vecinas.

Por todo ello, en el pleno de mañana el grupo municipal de EH Bildu ha registrado una pregunta de urgencia para que el Gobierno municipal explique a la ciudadanía cual es su posición en torno a las prohibiciones y limitaciones que se han impuesto por el Gobierno Vasco en el muelle.