Nota de prensa

El director de la Guardia Municipal y el concejal de Euskera deberán dar explicaciones en las comisiones municipales del próximo lunes.


El Gobierno municipal ha decidido, un año más, que no tendrán que saber euskera los y las agentes municipales que se contraten como refuerzo estival.

El 4 de junio, en la comisión técnica de normalización lingüística del Ayuntamiento de Donostia, el Director de la Guardia Municipal manifestó que había solicitado a la Dirección de Personas la contratación de personal temporal para atender las necesidades de verano (70 agentes). En la reunión, el Servicio de Euskera propuso que el índice de obligatoriedad de conocimiento del euskera para estas contrataciones sea del 92,86% (el mismo que tiene la Guardia Municipal). El Director de la Guardia municipal contestó que tanto el suboficial como los agentes de primer nivel sí cumplían los requisitos lingüísticos exigidos (perfil lingüístico 2), pero que en el caso de los y las agentes no se podrá asegurar que todas estas personas funcionarias interinas tengan el perfil lingüístico exigido.

Que se sepa, el Servicio de Euskera no ha emitido informe favorable a este proceso de contratación. No obstante, el Gobierno municipal ha decidido seguir adelante y contratar a agentes municipales que no cumplen con el nivel de perfil lingüístico exigido.

El Gobierno municipal de Donostia ha tenido dos años para convocar una bolsa de trabajo para contratar agentes en verano, tal y como han hecho otras localidades como Irun, Arrasate y Zarautz, pero ha decidido no hacerlo y tendrá que dar las explicaciones oportunas.

Por su parte, los sindicatos de la Guardia Municipal han informado de que el Director ha cancelado la posibilidad de estudiar euskera en horas de trabajo, así como la posibilidad de compensar las horas lectivas realizadas fuera de las horas de trabajo. Hay que tener en cuenta que estos derechos están definidos, para el curso 2021-2022, en la normativa que recoge las condiciones de asistencia del personal del Ayuntamiento de Donostia a los cursos de euskera, así como en la normativa específica de la Guardia Municipal. De confirmarse, la decisión adoptada por el Director sería contraria a los derechos de los y las trabajadoras.

Ambas decisiones suponen un retroceso sustancial en el proceso de euskaldunización de la Guardia Municipal, ya que, además de vulnerar el derecho que tenemos los y las ciudadanas a recibir los servicios públicos en euskera, se restringirá la posibilidad de trabajar en euskera a trabajadores y trabajadoras municipales.

Pero estos no son dos casos aislados. Hay muchos más ejemplos del retroceso de las políticas para la normalización del uso del euskera por parte de este Gobierno Municipal. Las personas que preferentemente hablamos en euskera tenemos derecho a que la Administración nos responda en euskara, pero hoy por hoy no hay ninguna garantía de que este derecho sea respetado. Ya es hora de dar pasos adelante desde el Ayuntamiento de Donostia en esa dirección, y de acabar ya con esta dinámica de dar pasos atrás.

Teniendo en cuenta todo ello, por un lado, hemos solicitado la comparecencia del director de la Guardia Municipal, Mikel Gotzon Santamaría, para que explique cómo ha gestionado la bolsa de trabajo y los cursos de euskera.

Y por otro lado, preguntaremos al concejal de Euskera por qué no ha cumplido la petición del pleno del 24 de julio de 2019 de determinar los criterios lingüísticos y las condiciones excepcionales a establecer para las bolsas de trabajo. Es decir, por qué el Gobierno municipal ha vuelto a aprovechar la vía de la excepcionalidad arbitrariamente en el caso de estos 70 agentes municipales. Y es que una situación que se repite cada verano no se puede tomar verano tras verano como “excepcional”.