Nota de prensa

La decisión del alcalde Eneko Goia de ubicar la segunda sede del Basque Culinary Center en Okendo-Alde no hará más que aumentar los problemas actuales que padece el barrio de Gros. De hecho, Gros tiene una necesidad urgente de vivienda, y está inmerso en un proceso de turistificación sin medida, por lo que la utilización de una parcela, sobre la que en numerosas ocasiones se había anunciado que albergaría apartamentos para jóvenes y mayores y un gran parque con zona deportiva, para construir una segunda sede para el Basque Culinary Center no tiene ni pie ni cabeza.

Una vez más, las recetas de Eneko Goia no responden a las necesidades de los vecinos y vecinas, sino que son un paso más en la estrategia de concentrar este tipo de infraestructuras en determinados barrios donostiarras.

La realidad es que muchos vecinos y vecinas de Gros tienen que irse de su barrio porque no tienen acceso a una vivienda digna. Los datos son claros: si ya es difícil comprar una vivienda en Donostia, es aún más difícil en Gros (un 18% más caro); el precio del alquiler es de unos 1.300 euros; en Gros no hay absolutamente ninguna vivienda protegida; y, como consecuencia de todo ello, el barrio pierde población año tras año (1.100 habitantes perdidos entre 2010 y 2019, y otros 177 en 2020). Paralelamente, cada vez hay más pisos turísticos en Gros (unos 300) y más hoteles (este mismo verano el Gobierno municipal ha dado luz verde a sendos grandes hoteles en los edificios de Corazón de María e Inmaculada).

Las políticas públicas de PNV y PSE para Gros son claras: apostar por la turistificación y por seguir expulsando a vecinos y vecinas que no pueden acceder a una vivienda en el barrio.

Por todo ello, EH Bildu considera que no tiene ninguna lógica que el Gobierno municipal haya descartado el proyecto inicialmente previsto en Okendo-Alde (apartamentos para jóvenes y mayores) y que ahora apueste por la ubicación de la segunda sede del Basque Culinary Center en esta parcela municipal situada entre la avenida de Navarra, el paseo de Rodil, el centro cultural Okendo y el instituto Zubiri-Manteo. Y es mucho menos comprensible si tenemos en cuenta que, muy cerca, el Gobierno Municipal acaba de aprobar convertir dos edificios que hasta ahora eran, precisamente, centros educativos (Corazón de María e Inmaculada) en hoteles.

EH Bildu considera que es hora de dejar de lado las viejas recetas, y empezar a pensar Donostia y sus barrios en términos de sostenibilidad y equilibrio. Y ello, además, hay que hacerlo en colaboración con los agentes sociales y vecinos y vecinas de las zonas afectadas. Los intereses y necesidades del sector de la investigación y el conocimiento, y del propio Basque Culinary Center, también deben ser objeto de un análisis exhaustivo, poniendo sobre la mesa todas las alternativas posibles. Y hay muchas zonas de la ciudad, como en Distrito Este, que tienen una gran necesidad de
proyectos económico tractores.

Pero, una vez más, Eneko Goia no ha querido hacerlo: ha decidido su ubicación a espaldas de la realidad actual de Gros y sin hablar con nadie. ¿Qué alternativas se han analizado? ¿Por qué se ha preferido instalar la sede de la BBC en Okendo-Alde en lugar de hacer apartamentos? ¿Considera el alcalde que el barrio de Gros se puede permitir seguir sin ninguna vivienda protegida? El alcalde debe dar explicaciones al barrio y a la ciudad. EH Bildu no comparte ni esta decisión ni el procedimiento para tomarla.