Nota de prensa

  • 15 farmacias comunitarias ubicadas en la capital guipuzcoana toman parte en esta alianza para la salud comunitaria, activa en 7 barrios de la ciudad e impulsada por el equipo de Promoción de la Salud del Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de San Sebastián.
  • Las farmacias participantes realizan una valoración muy positiva de la iniciativa que se ha consolidado desde 2018 uniendo a profesionales de diferentes disciplinas que trabajan ‘a pie de barrio’ con el objetivo de mejorar la calidad de vida y autonomía de la ciudadanía.

Donostia-San Sebastián, 30 de agosto de 2021.- Un total de 15 farmacias comunitarias de San Sebastián participan de la mano del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa (COFG) en el proyecto ‘Erlauntza’ (‘Colmena’ en castellano), una alianza por la salud comunitaria impulsada por el Ayuntamiento de San Sebastián. Su objetivo principal: fomentar, mantener o recuperar la  calidad de vida de las personas de la comunidad.

Tras varios encuentros previos, la iniciativa inició su andadura en 2018 y actualmente se ha consolidado y está activa en los barrios de Altza, Amara, Bidebieta, Egia, Gros, Intxaurrondo y Parte Vieja.  En los citados barrios, profesionales que trabajan en diferentes disciplinas y enfoques, en instituciones públicas o privadas, han establecido una relación de alta confianza mutua, mediante reuniones periódicas y proyectos conjuntos, que les permiten desarrollar mejor su trabajo con el citado propósito común: mantener y/o mejorar la calidad de vida de las personas que viven en el barrio.

Así, y entre otras actuaciones, en el marco de ‘Erlauntza’ las farmacias participantes han tomado parte en sesiones clínicas en los centros de salud; han acercado a la ciudadanía servicios como el SPD, Seguimiento Farmacoterapéutico, Programa de Comunicación con los centros de salud, etc.; han sido activas en la detección y derivación de pacientes frágiles a servicios sociales; además de colaborar en diferentes formaciones y protagonizar charlas desde una mirada farmacéutica sobre temas como incontinencia urinaria, medicación y otras cuestiones de salud.

La iniciativa encaja a la perfección con el objetivo de la Junta de Gobierno del COFG de potenciar y profundizar en el rol social de la farmacia comunitaria ya que, por sus características (contar con profesionales sanitarios, estar presente en los barrios y municipios, cercanía y conocimiento de los usuarios, etc.), puede jugar un papel de gran relevancia en el entorno social.

Valoración farmacéuticas participantes

Los farmacéuticos/as que toman parte en ‘Erlauntza’ realizan una valoración muy positiva del proyecto. Ane Otaegui, de la farmacia Arrazola en el barrio de Gros, subraya que “poder comunicarnos con centros de salud, servicios sociales, etc. de forma fluida, conocer al resto de agentes y que nos conozcan mejor en el barrio me parece fundamental para ejercer nuestra labor como profesionales de la salud. Es una oportunidad inmejorable para salir de nuestra farmacia, dar a conocer lo que ofrecemos y podemos ofrecer en el futuro, en campos como la detección, prevención primaria, promoción de la salud, etc.; así como para trabajar con otros profesionales del entorno de la salud”.

Entre otros aspectos, la farmacéutica destaca que participar en ‘Erlauntza’ le ha aportado una visión mucho más amplia del barrio, de sus necesidades, así como de los proyectos y acciones que se desarrollan. Asimismo, agrega: “tenemos una comunicación muy fluida con el centro de salud, respondemos mejor y más rápido a peticiones relacionadas con los servicios sociales y podemos informar y recomendar a nuestros pacientes sobre las diferentes actividades que se desarrollan en el barrio y que antes desconocíamos”.

Por su parte, Lierni Mendiaraz, de la farmacia Mendiaraz Lasa en Egia, señala que “este tipo de proyectos suponen un avance para toda la sociedad y es un privilegio estar implicada como farmacéutica”.

Subraya la implicación, ganas e ilusión de los agentes participantes “y la capacidad real de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía en el entorno del barrio a través de las redes creadas”. Para ello, explica, resultan fundamentales las relaciones fluidas, de confianza y personales que se establece entre los agentes participantes.